En EE.UU. crearon un reloj de pulsera inteligente que mide el nivel de estrés de las personas

El nuevo reloj inteligente de pulsera mide el nivel de estrés de la persona que lo lleva puesto. La medición la realiza a través del grado de concentración del cortisol en el sudor. (Foto: Yichao Zhao / Zhaoqing Wang / UCLA)

El cuerpo humano responde al estrés, desde lo cotidiano hasta el extremo, produciendo una hormona llamada cortisol.

Hasta la fecha, ha sido poco práctico medir el cortisol como forma instantánea de identificar potencialmente trastornos como la depresión y el estrés postraumático, en los cuales los niveles de la hormona son elevados.

Los niveles de cortisol se han medido tradicionalmente a través de muestras de sangre por parte de laboratorios profesionales, y aunque esas mediciones pueden ser útiles para diagnosticar ciertas enfermedades, son poco viables para captar los cambios en los niveles de cortisol a lo largo de períodos cortos de tiempo.

Ahora, un equipo que incluye, entre otros, a Anne Andrews y Sam Emaminejad, ambos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos, ha desarrollado un dispositivo que podría ser un gran paso adelante para realizar con la suficiente periodicidad esa clase de mediciones: un reloj inteligente de pulsera que evalúa los niveles de cortisol encontrados en el sudor, de forma precisa, no invasiva y en tiempo real.

Esta nueva tecnología podría ofrecer a los usuarios la capacidad de medir de manera objetiva y rápida su nivel de estrés para poder así reaccionar de inmediato ante él recurriendo a estrategias para mitigarlo.

«Preveo que la capacidad de controlar de cerca las variaciones del cortisol a lo largo del tiempo será muy instructiva para las personas con trastornos psiquiátricos», subraya Andrews.

En el nuevo reloj inteligente, una tira de fina película adhesiva especializada recoge volúmenes minúsculos de sudor, medibles en millonésimas de litro. Un sensor adjunto detecta el cortisol mediante cadenas de ADN diseñadas, denominadas aptámeros, que están concebidas para que una molécula de cortisol encaje en cada aptámero como una llave encaja en una cerradura. Cuando el cortisol se adhiere, el aptámero cambia su forma de tal modo que altera los campos eléctricos en la superficie de un transistor.

Andrews, Emaminejad y sus colegas exponen los detalles técnicos de su singular reloj inteligente en la revista académica Science Advances, bajo el título “Wearable aptamer-field-effect transistor sensing system for noninvasive cortisol monitoring”.