En EE.UU. confirman que el cáncer de piel emana un «aroma» peculiar que podría facilitar su detección

_44947655_080821melanoma203b.jpgUna forma común del cáncer de piel podría diagnosticarse por el «aroma» que emana, afirman expertos estadounidenses.
Expertos del Centro Monell, de Filadelfia, tomaron muestras del aire emitido directamente de la superficie de células cancerosas de la piel y descubrieron ciertas diferencias del extraído de la superficie de piel sana.
Según ellos, esto ofrece la posibilidad de realizar pruebas de detección del mal baratas e indoloras.
La piel libera una serie de sustancias químicas llamadas «componentes orgánicos volátiles», muchos de las cuales despiden una esencia.
Los investigadores del Monell Center usaron una tecnología avanzada de cromatografía, método de análisis físico-químico, para identificar la composición química del aire.
El estudio se realizó en 22 pacientes, 11 con epitelioma basocelular -la forma más común de cáncer de piel- y en 11 personas sanas.
Todas las muestras contenían los mismos ingredientes, pero el equipo reveló que los pacientes con cáncer presentaron concentraciones marcadamente distintas de determinadas sustancias químicas.
La Dra. Michelle Gallagher presentó los resultados del proyecto en la conferencia anual de la Sociedad Americana de Química.
«Nuestros hallazgos podrían permitir a los médicos detectar a tiempo el cáncer de piel», explicó.
Gallagher planea ahora construir perfiles de otros tipos de cáncer, incluyendo al melanoma maligno.
Por otra parte, un equipo británico en los últimos años se ha estado dedicando a entrenar a perros para que detecten tumores oliendo la orina de los pacientes.
La Dra. Carolyn Willys, investigadora en el departamento de Dermatología del Hospital Amersham en el Reino Unido, integra el grupo de especialistas que ha adiestrado a perros para detectar cambios sutiles en el olor de la orina.
Estos cambios podrían indicar la existencia de distintos tipos de cáncer, como el de próstata, y el de piel.
El olfato canino, según ella, es una de las habilidades más sensibles de que se dispone, y tiene la ventaja de estar «conectada» a un cerebro programado para identificar diversos tipos de esencias.
«Tiene un gran potencial de uso. La detección de estos componentes orgánicos volátiles podría ser la mayor contribución a la diagnosis del cáncer.
«Además no es invasiva y es una forma simple de detectar la enfermedad», agregó Willys.
Otros proyectos en el mundo contemplan también analizar los componentes del aliento para detectar determinadas sustancias químicas emanadas por tumores pulmonares.
Algunos expertos en cáncer de piel no consideran que el hallazgo sea tan importante y que de lograrse fabricar una «nariz detectora de cáncer» sería más que nada «complementario».
«No creo mucho en esas cosas», dijo el Dr. Mario Marini, profesor titular de Dermatología del Hospital de Clínica, de Buenos Aires, Argentina.
«Vengo de una reunión sobre el melanoma en EE.UU. y no se habló en ningún momento de eso, por lo que diría que es muy experimental».
Según Marini, la clave hoy en la lucha contra este tipo de cáncer reside en realizar «tratamientos biológicos específicos» basados en detectar los cambios genéticos del melanoma.
«Lo importante es el estudio del tumor, hacer un mapeo del melanoma y saber si tiene o no posibilidades de extenderse», explicó
«Antiguamente pensábamos que cuanto más chiquito más fácil de curar. Sin embargo, descubrimos que eso no tiene nada que ver, sino que son ciertos genes los que manejan el comportamiento del tumor», aclaró.
«En cuanto a lo del olor, suena muy hermoso, pero no puedes basarte en un aroma para un cáncer; hay que hacer una biopsia, un estudio, lo demás debe ser complementario. Eso quizás pueda ser dentro de 100 años».
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.