En el manicomio

Un tipo va pasando por enfrente de un manicomio y oye a los locos que gritan:
        ¡Ocho, ocho, ocho, ocho!
El tipo se pregunta por qué los locos gritan tanto «ocho»; entonces se sube a la pared del manicomio y cuando asoma la cabeza, le pegan una pedrada en toda la frente y empiezan los locos a decir: –       ¡Nueve, nueve, nueve, nueve!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.