En Estados Unidos fue aprobado el«ojo biónico» para la ceguera

Las personas con retinosis pigmentaria, un tipo de ceguera congénita, de EE.UU. ya pueden acceder a un tratamiento que les ayuda a restaurar la visión.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) acaba de aprobar el primer dispositivo para implantar en la retina con el objetivo de devolver la visión. La prótesis, conocida como Argus II, ha sido desarrollada por Second Sight Medical Products, y está diseñada para reemplazar la función de las células sensibles a la luz de la retina que ha sido destruidas por la retinitis pigmentaria.

En un ojo sano, la retina, que recubre la parte posterior del ojo interno, funciona un como la película en una cámara fotográfica. Para replicar este proceso, dañado en estas personas, el Argus II consta de unas gafas especiales equipadas con una cámara de vídeo y una unidad de procesamiento de vídeo que envía señales a un receptor inalámbrico implantado en el ojo. Este «ojo biónico», explica Jeffrey Shuren, de la FDA, está destinado a sustituir la función de las células fotorreceptoras en la detección de la luz, que gradualmente se degradan en la retinitis pigmentaria. Para restaurar la visión, las señales de la cámara se envían a la retina, donde viajan en el nervio óptico en el cerebro. Entonces, el cerebro recibe estas señales y los interpreta como una imagen visual. Y, aunque no restaura completamente la visión, ayuda en actividades diarias, como la localización de objetos y reconocer formas y letras grandes.

Volver a ver

El Argus II fue aprobado para su uso en Europa en 2011 y ha sido implantado en 30 pacientes en un ensayo clínico, que se inició en 2007, y en el que la mayoría de los participantes mejoraron su capacidad de ver y tocar un objeto en un espacio en blanco, de detectar la dirección de un movimiento, de reconocer letras grandes, de ver el bordillo en la calle e incluso de hacer coincidir el color de los calcetines.

Ahora bien, no sirve para todos los pacientes; únicamente aquellos que hayan conservado la vista hasta los seis años de edad. Además, solamente lo podrán recibir adultos mayores de 25 años, con retinitis pigmentaria que no tienen percepción de luz o percepción muy leve -perciben la luz pero no sabes de dónde viene-. También hay que decir que se trata de un dispositivo que se implanta quirúrgicamente, explicó Shuren. Su precio también es disuasorio, 73.000 euros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.