En Holanda están utilizando piernas robóticas para ayudar a mejorar el movimiento de pacientes que sufrieron enfermedad cerebrovascular

LOPES funciona ayudando al movimiento físico y la producción de señales cerebrales.

Científicos en Holanda están utilizando piernas robóticas para ayudar a mejorar la recuperación del movimiento de pacientes que sufren enfermedad vascular cerebral (EVC), como derrame y embolia.

El prototipo del dispositivo, llamado ExoEsqueleto Motorizado de Extremidades Inferiores (LOPES en sus siglas en inglés), funciona entrenando al cuerpo y mente de un paciente a recuperar un paso más natural.

La máquina también está siendo probada en pacientes con lesiones de la médula espinal que han recuperado algún movimiento restringido en las piernas.

Se espera que una versión comercial del dispositivo esté disponible en centros de rehabilitación en todo el mundo a principios del próximo año.

LOPES fue desarrollado por ingenieros de la Universidad de Twente en Enschede, Holanda.

Fue diseñado para la clínica de rehabilitación y aunque no es un aparato de movilidad puede ayudar al paciente a caminar sobre una máquina para andar.

LOPES puede llevar a cabo todos los movimientos para caminar en el paciente o puede ofrecer apoyo ya sea en una pierna o en sólo un elemento del proceso de caminar.

Señales cerebrales

La máquina también puede detectar lo que el paciente está haciendo mal.

«Por ejemplo, algunas personas no pueden levantar el pie apropiadamente» explica el doctor Edwin van Asseldonk, quien está trabajando en el proyecto.

«Este aparato puede detectar que el pie no está siendo levantado apropiadamente».

«Después compara el movimiento con un patrón de referencia y ejerce una fuerza para ayudar al individuo a realizarlo correctamente».

Petra Hes es una de las pacientes que está probando el aparato.

La mujer sufrió una EVC cuando sólo tenía 17 años. Varios años de fisioterapia le han ayudado pero todavía tiene lo que se conoce como «pie caído», un trastorno con el cual no se puede levantar ni flexionar el pie normalmente, ni el paciente puede recordar cómo hacerlo.

La máquina ofrece la fuerza necesaria para permitirle físicamente mover la pierna y pie izquierdo normalmente, pero también opera como un asistente de memoria, para recordar cómo llevar a cabo el movimiento.

El doctor van Assledonk cree que al permitir físicamente a los pacientes caminar de forma apropiada, la máquina puede ayudarles a desarrollar las señales cerebrales que se requieren para realizar un mejor movimiento.

«Con los sobrevivientes de EVC es muy importante que puedan emitir las señales cerebrales pero también que puedan enviar esas señales desde el cerebro hacia el cuerpo» dice el investigador.

«Sólo cuando se logra enviar la información desde tu cerebro hasta tus piernas y viceversa se puede llegar a tener alguna plasticidad en tu cerebro» agrega.

La doctora Sharlin Ahnmed de The Stroke Association espera que la innovación ayude a los pacientes de EVC.

«Los problemas de movilidad tienen efectos negativos en la calidad de vida de los sobrevivientes de EVC, así que recibimos positivamente cualquier investigación o tecnología que ayude a mejorar la movilidad de estas personas y les permita tener una mejor calidad de vida» dice la experta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.