En Inglaterra tratan de curar huesos o cartílagos dañados a través de células madre de pacientes

_44434703_080218ciencia2.jpgLos trasplantes de células madre se han convertido en la última apuesta para tratar fracturas óseas o cartílagos dañados que no consolidan, ni con la ayuda de injertos ni placas.
Unos científicos de la Universidad de Edimburgo, Escocia, Reino Unido, están desarrollando una especie de scaffold o andamiaje bioactivo para proteger las células madre y ayudarlas a desarrollarse como hueso o cartílago al ser implantadas en el cuerpo.
Este equipo de científicos espera que esta técnica, que utiliza células madre de sangre y médula ósea, pueda usarse en pacientes en unos dos años.
José Luís Peris, investigador del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), España, y responsable del proyecto NANOBIOCOM para el desarrollo de scaffolds o andamiajes bioactivos, dijo que estas células madre que se quieren utilizar serían extraídas del propio paciente.
«Las células extraídas se purifican, se las hace proliferar, crecer y, como están extraídas del propio paciente, no hay ningún tipo de rechazo, no hay problemas de biocompatibilidad», explicó Peris.
Mientras que el scaffold o andamiaje bioactivo se trataría, dice este experto «de una estructura de soporte que sirve para transportar células madre o factores de crecimiento para acelerar el proceso de consolidación».
El andamiaje consiste en una estructura bastante rígida, cubierta o impregnada con un fármaco que ayuda a las células madre a establecerse, a que construyan un tejido igual al que se desea reemplazar.
«Lo llamamos bioactivo porque es un material que acelera muchísimo el proceso natural de reparación de las fracturas o defectos óseos», aclaró el experto.
De momento, esta técnica se está experimentando en animales como es el caso de conejos, explicó Peris, «se extrae un segmento de hueso del radio, que es uno de los dos huesos del antebrazo, y ese segmento lo sustituimos por el material».
«A medida que el hueso va reparando, el material se va reabsorbiendo y va siendo sustituido por hueso natural».
Esta técnica, que están desarrollando los científicos británicos y otros equipos de expertos como el de José Luís Peris, está pensada para pacientes con tumores óseos o fracturas que, por problemas metabólicos, no repara nunca, o para personas, sobre todo mujeres, que padecen de osteoporosis.
Y es que, según los expertos de la Universidad de Edimburgo, vivir más años y querer ser más activos significa también que van aparecer más problemas óseos.
Para Peris, este tipo de investigaciones son básicas porque «uno de los problemas que tienen este tipo de patologías y de fracturas es que llega un momento en que no se consigue repararlas nunca (a través de los métodos convencionales)».
El desafío, explicó Peris es, precisamente, «encontrar ese material transportador compatible, en este caso el andamiaje, y que hasta el momento ha supuesto un retraso en la aceptación formal en el cuerpo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.