En Israel convierte desechos del baño en todo tipo de papel

base_image (1)
Haga click sobre la foto para observar el video

La empresa israelí Applied CleanTech ha hallado el modo de reciclar los desechos producidos en el baño y convertirlos papel limpio de todo tipo.

Esta start-up refinó el proceso de convertir la celulosa del papel higiénico, materia fecal y la pelusa de la máquina de lavado (el llamado lodo), en papel nuevo. El producto final no tiene olor y no tiene ningún peligro biológico, según Rafael Ahron, CEO de Applied CleanTech. “Es papel reciclado real”, dice Ahron.

Pero es difícil que las personas utilicen papel reciclado del baño en sus mesas, reconoce Rafael. Pero la empresa ha dado un importante paso: fabrica sobres que ya se usan en Israel en base a su materia prima.

Además, están en conversaciones con una instalación de aguas residuales en la Autoridad Palestina, tiene un proyecto conjunto con Jordania, otro con EE.UU. y empresas británicas.

“Estamos en negociaciones para abrir nuestras actividades en Europa Occidental, Estados Unidos y China también lo están considerando. Es de gran interés debido a que están construyendo unas mil plantas de tratamiento de aguas residuales”, señala.

Cuando comenzaron con la idea de reciclaje, la empresa desarrollaba una solución para convertir lodos en biocombustible. Pero luego pasó a usar su tecnología para el papel y otros productos reciclados.

Ahora desarrollan las dos ideas en paralelo, y aseguran que esperarán a que la industria de los biocombustibles se tome su tiempo para madurar.

Después de analizar la composición de la celulosa en los lodos, la firma determinó que pueden hacer una amplia gama de productos de papel de casi el 60% de los materiales que se tiran por el desagüe.

Un gran potencial

Dado que comemos a base de vegetales que contienen celulosa, y ello va al inodoro del baño, la materia fecal es una parte útil de los lodos, explica la empresa.  “De hecho, descubrimos  una nueva fuente de recursos“, señala Ahron.

El  hecho de que esta tecnología ayude a reducir la cantidad de lodo que va al proceso de tratamiento, significa que los costos de procesamiento pueden ser reducidos de un 20% a un 30%.

«Podemos reducir los costos en un 30% debido a la menor necesidad de aireación, y menos energía que se consume en el proceso, con la menor cantidad de lodos que se forma», asegura Ahron.

Además, señala que «cuando ya hay una planta, podemos aumentar la capacidad de 20% a 30%. Cuando se reduce la carga, se puede aumentar la capacidad”.

Sin embargo, la empresa reconoce el reto que tiene por delante, pues muchas empresas se niegan a usar este tipo de papel reciclado, como pasa en Singapur, «donde se recicla el agua pero no hay quien la beba».

“Tras hacer números, se estima que el papel higiénico reciclado, y otra materia sólida que se van por el desagüe, pueden servir a las necesidades del 10% del mercado», afirma.