En los edificios todos son fumadores pasivos, el humo del tabaco se filtra por las paredes de los apartamentos y los sistemas de ventilación

Los niños que viven en un edificio de apartamentos tienen 45% más exposición al humo de tabaco que quienes viven en casas separadas, afirma un estudio en Estados Unidos.

La investigación llevada a cabo por las universidades de Harvard y Rochester encontró que esto se debe a que el humo de los cigarrillos se filtra por las paredes y los sistemas compartidos de ventilación.

Algunos expertos señalan que este estudio es «evidencia clara» de que los edificios de apartamentos deberían ser declarados zonas libres de tabaco.

Los investigadores analizaron los niveles de cotinina -la sustancia que produce la nicotina en el organismo- en muestras de sangre de 5.000 niños en todo el país.

Todos los niños estudiados vivían en hogares donde ninguno de los habitantes fumaba, dicen el estudio publicado en la revista Pediatrics.

Encontraron que 73% de los 5.000 niños habían sido expuestos al humo de tabaco de segunda mano.

En general, se encontró que 84,5% de los niños que vivían en edificios de apartamentos tenían un nivel de cotinina que indicaba una exposición reciente al humo de tabaco.

Mientras tanto, la cifra fue de 79.6% de los niños que vivían en casas adosadas y 70,3% de los que vivían en casas separadas.

El doctor Jonathan Winickoff, profesor asociado de pediatría de la Escuela Médica de Harvard, quien dirigió el estudio, explica que «si tus vecinos están fumando tú te verás expuesto al humo que se filtra por la pared de una casa adosada».

«En un edificio de apartamentos este efecto se incrementa porque el humo contamina todo el edificio».

«Este estudio es el vínculo final de la cadena de evidencia. Demuestra la abrumadora necesidad de establecer edificios de vivienda libres de tabaco», expresa el investigador.

Agrega que «en el futuro, mucha gente no podrá creer que alguna vez se permitió fumar en hogares donde los niños viven, duermen, comen y respiran».

Estudios previos han demostrado que el tabaquismo pasivo es una causa importante de mortalidad y morbilidad, incluso con niveles bajos de exposición.

Según Karen Wilson, profesora asistente de pediatría del Centro Médico de la Universidad de Rochester, «los padres se esfuerzan por proteger a sus hijos de los peligros, como el humo de tabaco».

«Nos sorprende ver estos resultados y darnos cuenta de que muchos padres no tienen control sobre la exposición que podrían tener sus hijos al humo de tabaco de segunda mano en sus propios hogares».

Por su parte, Martin Dockrell, director de política e investigación de la organización británica Action on Smoking and Heatlh (ASH) (Medidas contra el Tabaquismo y la Salud) expresa que «existe suficiente evidencia para que los propietarios del sector social y privado designen algunos de sus edificios de vivienda como libres de tabaco para respetar la elección y la salud de la gran mayoría de sus arrendatarios».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.