En los próximos años el ejército de EE.UU. planea usar un láser para destruir misiles en vuelo

Una ilustración de cómo funcionaría el láser antimisiles que quiere tener el Ejército de los Estados Unidos

Es un sistema de defensa que los militares analizan para los próximos años

El Ejército de los Estados Unidos contrató a Boeing y a la firma especializada General Atomic con una misión: crear un sistema de defensa antimisiles que use un rayo láser para destruir cualquier bólido enemigo. ¿Cómo? Fundiendo el metal del misil con un rayo láser de 300 kW: la energía focalizada sería capaz de fundir el metal y dañar los componentes electrónicos internos en segundos.

Este sistema permite aprovechar la velocidad de la luz para impactar en cualquier misil, sin importar su velocidad, sin tener que depender de municiones y anulando la posibilidad de que las mismas dañen unidades propias, según reporta New Atlas.

General Atomic y Boeing esperan hacer las primeras pruebas de este sistema el año próximo. Para 2022 esperan tener desarrollados dos elementos clave. El primero es lograr que el sistema sea móvil: la intención es ponerlo en un transporte que pueda llevarlo donde sea necesario, y que cuente con la fuente de energía que habilite la operación del láser y permita múltiples disparos.

El segundo es enfriar el propio láser durante su funcionamiento: al emitir esa energía se calienta por su propio funcionamiento y eso podría dañar todo el arma. Para eso, la compañía está usando un láser de estado sólido, con una fuente de energía que gracias a una serie de paneles se enfría durante el uso. En octubre último, estas compañías crearon un modelo de 100 kW para demostrar que el láser puede funcionar controlando su temperatura durante su operación.

El anuncio llega después de los reportes de que China está probando un misil hipersónico con capacidad nuclear (que ese país niega) y del anuncio de Rusia de que está creando un bombardero nuclear nuevo, mientras sigue la polémica por los robots militares, y aumenta la presencia de armas autónomas que serían capaces de moverse en terreno enemigo y atacar por su cuenta.