En Méjico 41 de cada 100 hogares no tienen figura paterna

ines-ramirez.jpgEl modelo tradicional de familia mexicana está cambiando. En la última década se ha registrado un aumento de los hogares donde no hay una figura paterna, según datos del Instituto de Estadística y Geografía de México (INEGI).
En 1995, el 31% de los hogares no tenía padre, mientras que en 2009 esa cifra aumentó al 41%.
Eso quiere decir que en la actualidad hay más de 11 millones de familias mexicanas donde la figura paterna está ausente.
Según algunos analistas, esta situación se explica por factores como el incremento en las separaciones conyugales, la mayor esperanza de vida de las mujeres y una mayor independencia económica.
«Antes las parejas convivían más años y no les daba tiempo de divorciarse porque moría uno de los dos»,  dijo Mundo Carlos Welti, académico de la Universidad Autónoma de México (UNAM).
La cifra de un 41% de hogares sin padre puede ser confusa, ya que no significa que en esas familias exista una mujer como jefa de hogar, según Carlos Welti
Welti, experto en demografía, dijo que la de cifra del 41% de hogares sin padre puede ser confusa, ya que no significa que en esas familias exista una mujer como jefa de hogar.
«En este cálculo se hace referencia a todo tipo de hogares, no sólo a aquellos donde hay una relación de parentesco», señaló.
Por eso propone que para saber con más exactitud cuáles son las familias donde la mujer es jefa de hogar, es necesario analizar sólo los hogares nucleares, es decir, donde existen hijos.
«Considerando esto, hay 3 millones de familias mexicanas que tienen a una mujer como jefa de hogar», dijo Welti.
En México cada vez son más las mujeres que crían solas a sus hijos y se hacen cargo de los hogares.
Los casos de mujeres que cumplen el papel de padre y madre a la vez son frecuentes. Yolanda Santos es una de ellas.
Viuda desde hace 15 años, esta trabajadora doméstica crió sola a sus tres hijos.
«Ha sido muy duro sacar adelante a mi familia, se sufre mucho por los gastos de la casa. Algunas noches no podía dormir de la preocupación», dijo Santos.
«Ganaba US$2.5 dólares al día y con eso no me alcanzaba para comprar la leche de los niños, ni los zapatos, ni la ropa», agregó.
Sin embargo, el sacrificio de Yolanda le trajo recompensas. Con el paso de los años consiguió dos empleos y pudo comprar una casa en un barrio popular de la capital.
Los analistas coinciden en que los hogares encabezados por una mujer seguirán marcando la tendencia, un fenómeno que no sólo ocurre en México sino también en otras partes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.