En una tumba china de hace 2.000 años encuentran un legendario «elixir de la inmortalidad»

La tumba donde fue encontrado el líquido en la provincia de Henan – Luoyang Municipal Institute of Cultural Relics and Archaeology

El líquido, encontrado en una olla de bronce antigua, fue confundido en un principio con un vino de arroz

Un grupo de arqueólogos anunciaba el pasado noviembre el hallazgo de un líquido similar a un vino de arroz guardado durante más de 2.000 años en una olla de bronce de una tumba de la dinastía Han (202 aC-8 dC) en la provincia de Henan, en el centro de China. Ahora, los investigadores han analizado lo que creían un licor antiguo y han llegado a la conclusión de que se trata de algo aún más emocionante: un legendario «elixir de la inmortalidad» registrado en la literatura taoísta.

Según informa la agencia de noticias china Xinhua, alrededor de 3,5 litros del líquido se extrajeron de la tumba de una familia noble en la ciudad de Luoyang el pasado octubre. Inicialmente, los arqueólogos consideraron que se trataba de un antiquísimo licor, ya que desprendía un aroma a alcohol.

Sin embargo, una investigación de laboratorio descubrió que el líquido está compuesto principalmente de nitrato de potasio y alunita, los ingredientes principales de un medicamento para la inmortalidad mencionado en un antiguo texto taoísta. «Es la primera vez que se encuentran ‘medicamentos inmortales’ míticos en China», afirma Shi Jiazhen, directora del Instituto de Reliquias Culturales y Arqueología en Luoyang.

El líquido no ha resultado ser una demostración del gusto de los antiguos chinos por las bebidas espirituosas, pero sí de la importancia que los antiguos pensadores chinos daban «al logro de la vida eterna y la evolución de la civilización china», afirma Shi a Xinhua.

Una gran cantidad de ollas de barro pintadas a color, artículos de jade y artefactos de bronce también fueron desenterrados de la tumba, que cubre 210 metros cuadrados. Los restos de su ocupante también se han conservado. Según los expertos, la tumba proporciona material valioso para el estudio de la vida de los nobles occidentales de Han, así como los rituales y las costumbres funerarias del período.