Encuentran que las relaciones amorosas son tan adictivas como las drogas

relaciones-001Según los especialistas,las relaciones provocan en el cuerpo y el cerebro reacciones similares a las que provocan las drogas y las adicciones.

De acuerdo con Emilio Ambrosio, catedrático de Psicobiología El enamoramiento, especialmente en las fases iniciales, genera comportamientos que recuerdan mucho a las conductas observadas en las personas adictas a las drogas”,

Por lo tanto, si acabas de terminar una relación  posiblemente estás atravesando un síndrome de abstinencia de enamoramiento ya que no estás segregando sustancias como la dopamina (hormona del placer) y oxcitocina (hormona del apego). La tristeza, la ansiedad, la obsesión e incluso el dolor físico presentes en quienes consumen drogas, son experimentados por quienes tienen el corazón roto.

“En la persona que sigue queriendo a otra se da, durante ese tiempo de carencia afectiva, de tristeza y de añoranza de la persona amada, algo similar a lo que ocurre con las personas adictas, que es un deficiente funcionamiento de la comunicación neuronal” destacó el especialista.

En tanto, una investigación conducida por Lucy Brown, del Einsten College of Medicine, probó que el desamor “activa regiones asociadas con el dolor físico, la adicción a las drogas y la recompensa”, en los participantes, todos en torno de los 20 años y con relaciones de unos 21 meses, que fueron sometidos a resonancia magnética.

El 85% de ellos mostró un alto grado de obsesión y aseguró que pasaban el 85% del tiempo pensando en su exparejas. Además, reconocieron que querían volver con esas personas y afirmaron sufrir una falta de control en sus emociones, incluyendo llamadas fuera de lugar, emails, súplicas de reconciliación, llantos desconsolados y recurrencia al alcohol.

El informe aseguró que “la activación de áreas relacionadas con la adicción a la cocaína podría explicar los comportamientos obsesivos asociados a las rupturas sentimentales”.

Según Brown, ese tipo de padecimientos no distingue entre hombres y mujeres. Aunque Ambrosio sostiene que tienen algunas diferencias por la naturaleza de la psicología femenina y masculina.

Pero todo tiene un fin, si bien Ambrosio asegura que el tiempo varía dependiendo de cada relación y cada persona, en la mayoría de los casos el corazón se sana en un período de entre 3 y 18 meses