Encuentran que son los genes los que hacen más felices a unos países que a otros

images (1)Según un estudio, la presencia de la variante de un gen está correlacionada con el porcentaje de gente que dice sentirse muy feliz. Este gen es capaz de incrementar la sensación de placer y de reducir la sensación de dolor

Lo lógico es pensar que la felicidad de un país entero estará determinada por factores socioeconómicos, como el acceso a la vivienda o la tasa de empleo, y de la situación política: en teoría, se debería ser más feliz allá donde los derechos estén garantizados y donde haya mayores libertades. El clima, la belleza del paisaje, las horas de sol y la cultura del ocio de cada nación seguro que también ayudan. El problema es que es muy difícil demostrar que haya una relación entre este tipo de variables y la felicidad de los ciudadanos.

Sin embargo, este jueves un estudio publicado en la revista «Journal of Happiness Studies» ha descubierto un factor que está claramente correlacionado con la felicidad: la genética. Según este trabajo, los ciudadanos que se consideran a sí mismos más felices son normalmente los que cuentan con una variante genética capaz de incrementar la percepción de placer y en reducir la sensación de dolor. Se trata de la variante «rs324420» del gen Faah, cuyo papel es participar en la degradación de ácidos grasos.

El estudio fue realizado por Michael Minkov, de la «Varna University of Management», en Bulgaria, y por Michael Bond, de la «Hong Kong Polytechnic University». Básicamente consistió en comparar la felicidad percibida por los ciudadanos de cada país con las secuencias de sus genes.

Para lograrlo, en primer lugar recurrieron al «World Values Survey», un sondeo que recoge datos mundiales sobre la felicidad de los ciudadanos entre el año 2000 y el 2014, para recoger el porcentaje de encuestados que en cada país dicen sentirse muy felices. En segundo lugar, recopilaron datos genéticos de las poblaciones recogidos por la Universidad de Yale y también información sobre la dureza de los veranos e inviernos y la prevalencia histórica de patógenos, recogida por el Banco Mundial.

Más felices en Ghana y Colombia

Según los investigadores, las naciones que disfrutan de una mayor prevalencia de la variante genética «rs324420» son los que más felices se sienten. En concreto, estos resultaron ser los habitantes e Ghana y Nigeria en África Occidental y los del norte de América Latina, como México y Colombia. En el otro extremo de la escala, los que menos felices se consideraban y menor abundancia de la variante genética tenían resultaron ser las naciones de Irak y Jordania, así como Hong Kong, China, Tailandia y Taiwán.

En Europa, los nórdicos resultaron tener mayor abundancia de la variante genética «rs324420», y por eso, los investigadores sugieren que por ejemplo los suecos tienden a considerarse más veces como «muy felices» en comparación con sus vecinos del Sur de Europa.

Los autores reconocen que la genética no es lo único que determina la felicidad. De hecho destacan algunos problemas económicos que sufren algunos países del Este de Europa para explicar las bajas puntuaciones en felicidad de los rusos y los estonios, a pesar de la elevada prevalencia de la variante genética analizada. En este sentido, los autores reconocen que este gen no puede compensar los efectos del genocidio de 1994 en Ruanda.