Encuentran relación entre los microbios de la garganta y la esquizofrenia

imagesEl estudio revisado por pares fue realizado por investigadores de la Universidad George Washington en Washington, DC, y se publica en la revista PeerJ.

El autor principal, Eduardo Castro-Nallar establece que un área de la garganta que se llama la orofaringe parece contener diferentes niveles de bacterias orales en personas con esquizofrenia en comparación con las personas que no tienen el trastorno.

“En concreto, nuestros análisis revelaron una asociación entre los microbios como las bacterias del ácido láctico y los esquizofrénicos”, dice.

Un creciente número de estudios han demostrado que los virus, bacterias y hongos que se encuentran viviendo en y dentro del cuerpo humano – conocido como el microbioma – pueden influir en el desarrollo del cerebro, la conducta y la cognición.

Anteriormente se ha informado estudios que revelan que los cambios en el microbioma intestinal pueden reducir el funcionamiento cognitivo, mejorar la distribución de la grasa corporal y conducir a la ansiedad y la depresión.

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo caracterizado por déficits en la función cognitiva, la percepción y la respuesta emocional. La investigación también sugiere que, además de tener conexiones con la salud mental, el microbioma puede afectar el sistema inmune en formas que están asociados con la esquizofrenia.

Para el estudio, los investigadores se centraron en el microbioma de la orofaringe, la región de la garganta situada en la parte posterior de la boca, incluyendo el tercio posterior de la lengua, el paladar blando, las amígdalas y paredes laterales y posterior de la garganta.

Las investigaciones anteriores del equipo identificó diferencias en un aspecto de las bacterias de la garganta entre las personas con esquizofrenia y personas sin el trastorno. En el nuevo estudio, los investigadores examinaron el microbioma completa, mirando a los virus, bacterias y hongos presentes en 16 individuos con esquizofrenia y 16 participantes de control.

Resultados “requieren replicación y expansión” para su posterior validación

Los investigadores informan de diferencias significativas entre el microbioma de los pacientes con esquizofrenia y los de los participantes de control. Los participantes del grupo control eran más ricos en especies de microbios, pero menos aún en su distribución que los participantes con esquizofrenia.

En particular, las bacterias del ácido láctico eran relativamente más común en las personas con esquizofrenia. Estas especies incluidas de lactobacilos y Bifidobacterium que han sido previamente vinculados a la modulación de la inflamación y la ansiedad en el caso de la primera.

La especie del hongo Candida dubliniensis también se encontró que era más abundante en los participantes con esquizofrenia. Los investigadores sugieren que este hongo puede estar asociado con cualquiera de las respuestas o los cambios en el medio ambiente local inmune alterado.

“Nuestros resultados sugieren un vínculo entre la diversidad microbioma y la esquizofrenia y requieren la replicación y ampliación a un número más amplio de personas para su posterior validación”, informa Keith Crandall, director del Instituto de Biología Computacional de la Universidad George Washington.

“Pero los resultados son bastante interesantes y sugieren posibles aplicaciones de los biomarcadores para el diagnóstico de la esquizofrenia y las vías metabólicas importantes asociados con la enfermedad.”

Un posible factor de confusión es que mientras que 10 de los 16 participantes con esquizofrenia, ninguno de los participantes del grupo control lo hizo, ya que algunos estudios han indicado que el microbioma de fumadores y no fumadores pueden diferir.

Los investigadores concluyen que si pueden confirmar sus hallazgos en muestras más grandes y más diversas, como en el microbioma intestinal, que será capaz de arrojar más luz sobre los posibles vínculos entre la esquizofrenia y estos microbios.