Ensayan en Reino Unido una técnica de reproducción asistida que no requeriría del tubo de ensayo

Una técnica de reproducción asistida que no involucra ni la complejidad ni el costo de una fertilización in vitro será puesta a prueba próximamente en el Reino Unido.
Los investigadores de Care Fertility, el grupo de asistencia reproductiva que lleva a cabo el estudio, intentarán recuperar el llamado método de fertilización «in vivo» que se implementó hace quince años y que en ese entonces fue descartado por su poca efectividad.
La técnica consiste en la extracción de óvulos para mezclarlos con el semen. Esa mezcla es introducida en el útero sin esperar en el laboratorio, -como en la fertilización in vitro, los tres días requeridos para asegurase de que hay embrión y de que éste ha empezado su crecimiento normal.
El doctor Agustín Vallesteros, director del Instituto Valenciano de Fertilidad (IVI) de Barcelona explicó que esa técnica se usó en su momento cuando las parejas tenían razones éticas para no recurrir a la fertilización in vitro y también cuando el tratamiento de fertilidad fallaba por mala calidad embrionaria.
«Aún no se ha comprobado pero existe la posibilidad de que hacer crecer los embriones en un medio natural como es la trompa de falopio podría lograr una mejoraría en los resultados» añadió el especialista.
Pruebas piloto llevadas a cabo en Bélgica sugieren que los embriones que se produce «in vivo» son de mejor calidad que los producidos en probetas de laboratorio.
«Siempre nos hemos preguntado si la tasa de anormalidades cromosómicas es mayor en los embriones in vitro pero hasta ahora no lo hemos podido comprobar» comentó el doctor Simón Fishel quien encabeza el grupo que esta llevando a cabo la investigación.
En el estudio, que se llevará a cabo en Nottingham, Inglaterra, participarán 40 mujeres menores de 37 años.
Especialistas en salud reproductiva consultados se mostraron cautelosos ante esta nueva investigación.
Simón Marina, director del Instituto de reproducción CEFER de Barcelona, asegura que esta técnica podría ser rápida y barata pues se eliminan los altos costos de un laboratorio de fertilización.
Sin embargo explica que hace 15 años se descartó por considerarla ineficiente.
«Esto ya se hizo y se abandonó porque se demostró que la tasa de embarazos es mucho menor» comentó el especialista y aseguró que es importante conocer en detalle con qué variantes están trabajando los investigadores.
La investigación arrojará sus primeros resultados en mayo o junio de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.