¿Es cierto que si me arranco una cana… me van a salir otras seis?

Las canas nacen debido a un proceso natural que produce un cambio en la producción de la melanina, que es el pigmento que da color al cabello | Fuente: Dreamstime

Uno de los mitos más recurrentes acerca del cuidado del cabello es ese que dice que si te arrancas una cana, te saldrán muchas más alrededor. Pero ¿es esto verdad?

Como suele ocurrir con las cosas importantes, el cuidado del cabello también es un foco de polémicas, de mentiras, de verdades a medias y -sobre todo- de mitos… de muchos mitos. Uno de los más recurrentes es ese que dice que si te arrancas una cana, te saldrán muchas más alrededor.

Lo llevamos escuchando toda nuestra vida. Pero es la típica idea que se ha quedado anclada en el imaginario colectivo y que no sabemos bien si es verdad, si un bulo, una superstición o si es la típica porción de sabiduría popular que no tiene ningún sustento científico. Y la realidad, es que nunca nos importó demasiado si era cierto o no… hasta que un día nos miramos en el espejo y descubrimos un pelo blanco en nuestra cabeza. Entonces empezó a importarnos.

¿Arrancar una cana hace que te salgan más?

Se trata de un mito completamente falso. Las canas nacen debido a un proceso natural que produce un cambio en la producción de la melanina, que es el pigmento que da color al cabello. Los folículo piloso nacen con un color impreso. Y si un solo mechón comienza siendo rubio (o rojo, negro o castaño), nunca cambiará de color (a menos que nos tiñamos el cabello).

Según un estudio de la Universidad de Harvard, realizado por Robert H. Shmerling, jefe clínico de la división de reumatología en el Centro Médico Beth Israel Deaconess y miembro de la Facultad de Medicina de Harvard, los folículos pilosos producen menos color a medida que envejecemos, por lo que cuando el cabello pasa por su ciclo natural de caerse y regenerarse, es más probable que crezcan canas después de los 35 años.

Por eso, el hecho de que te arranques una cana no tiene nada que ver con que te salgan más. Es un proceso natural, fruto del envejecimiento y de la genética. Aunque hay otros factores que pueden favorecer que estas aparezcan a una mayor velocidad, como el estrés, la mala alimentación o incluso el encontrarse débil por cuestiones personales.

Ahora bien, los expertos sí que recomiendan tener cuidado con una cosa: es mejor recortar las canas y no arrancarlas de un tirón porque el tirón puede dañar el folículo. Y si se hace muchas veces, consecuencia de la presión que has ejercido sobre el folículo al estirarla hasta quitártela, es posible que el pelo que nazca en su lugar sea más grueso o que esté -de algún modo- alterado.

¿Hay algo que podamos hacer para evitarlas?

No hay nada podamos hacer para evitar que salgan canas. Es un proceso irreversible. Se trata de un problema propio del envejecimiento donde influyen cuestiones genéticas. Es decir, que no hay nada que podamos hacer más allá de mantener una dieta equilibrada y aprender a tomarnos los problemas con filosofía. No son -evidentemente- remedios infalibles. Pero, como ya explicamos anteriormente, tanto el estrés como la mala alimentación, pueden provocar que aparezcan más canas. Sin embargo, una vez que han salido, ya no hay nada que podamos hacer más que enmascararlas con tintes especializados.