Es mejor tomarse la presión arterial en casa

Medir la presión sanguínea es un procedimiento que forma parte del más rutinario de los chequeos. Ahora sabemos que es mejor que no sea cosa de médicos. Lo ideal es hacerlo en casa: así se evita la «hipertensión de bata blanca».

Y es que para muchos resulta inevitable dejarse intimidar por la presencia del médico o por el hecho de estar en su consulta, o peor todavía, en un hospital.

Estos nervios se pueden ver plasmados en una alta presión sanguínea y la segunda vez que pase, lo más probable es que el doctor decida comenzar un tratamiento.

Lo malo es que el paciente no es hipertenso, simplemente se pone nervioso, como apunta la editora de Salud Helen Briggs.

Pero la urgencia por comenzar el tratamiento no es baladí. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la alta tensión arterial como la mayor causa de muerte a nivel mundial.

Según la OMS, la hipertensión (140/90 mm Hg) afecta mil millones de personas, un 25% de la población adulta. Además, provoca casi dos tercios de los ictus cerebrales (accidentes cardiovasculares) y la mitad de los infartos del corazón.

Día y noche

Científicos del Reino Unido han concluido que al menos un cuarto de los pacientes diagnosticados, en realidad sufren esa hipertensión de bata blanca.

De hecho, los protocolos del sistema de salud pública han sido recientemente alterados para recomendar que antes de comenzar el tratamiento prueben con la «medición ambulatoria».

Es decir, se trata de proporcionar al potencial hipertenso un dispositivo que mide automáticamente la presión cada treinta minutos, día y noche.

El anuncio de la nueva práctica en la salud británica coincide con la publicación en la revista The Lancet de una investigación que la avala y que concluye que la medición en casa terminará suponiendo un ahorro para el sistema de salud pública.

«La medición ambulatoria para diagnosticar hipertensión permitirá ser más preciso a la hora de prescribir tratamientos», dijo uno de los directores del estudio, el profesor Richard MacManus de la Universidad de Birmingham.

«La técnica ya está disponible en determinadas áreas y hemos demostrado que su expansión será beneficiosa tanto para los pacientes como para los facultativos», agregó MacManus.

«El tratamiento con medicamentos que bajan la tensión es de por vida, así que vale la pena tomar la decisión de forma adecuada antes de empezar».

Más preciso

Cathy Ross, enfermera de la Fundación Británica del Corazón, comentó que la nueva estrategia será un importante avance en la forma en que se diagnostica la hipertensión.

«Se trata del factor principal del riesgo de sufrir enfermedades cardíacas e infartos, así que es crucial hacer todo lo posible para que todos los enfermos sean diagnosticados de forma temprana», agregó Ross.

«No es que los métodos actuales no funcionen, sólo que se pueden mejorar», comentó.

Por su parte, el profesor Bryan Williams, responsable de la nueva instrucción para médicos ingleses y galeses, explicó que, tras la inversión inicial en equipos, la estrategia servirá para ahorrar costos.

«La inversión será compensada por el ahorro que supondrá no poner en tratamiento a quienes no lo necesitan».

El presidente de la Sociedad Británica de Hipertensión, el profesor Mark Caulfield, aseguró que las investigaciones científicas apoyan la decisión.

«Hemos recomendado que las altas lecturas en la consulta del médico deberían ser contrastadas con un dispositivo de medición las 24 horas para que el diagnóstico sea más preciso».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.