Es posible que a finales de siglo más de la mitad de las 7.000 lenguas que se hablan en el mundo hayan desaparecido

Algunos científicos creen que Facebook, YouTube e incluso los mensajes de texto serán la salvación de muchas de las lenguas del mundo que se encuentran en peligro de desaparecer.

Se espera que a finales del siglo, aproximadamente la mitad de los 7.000 idiomas que se hablan en la Tierra hoy en día se hayan extinguido.

Y aunque se suele culpar a la globalización, algunos elementos del «mundo moderno» -especialmente la tecnología digital- están intentando luchar en contra de la marea.

Las tribus norteamericanas, por ejemplo, utilizan las redes sociales para volver a captar la atención de sus jóvenes al idioma.

La lengua indígena Tuvan, que se habla en pueblos nómadas de Siberia y Mongolia, incluso tiene una aplicación de iPhone que enseña la correcta pronunciación de las palabras a los nuevos estudiantes.

«Los idiomas con pocos hablantes se están valiendo de las redes sociales, YouTube, las mensajería de texto y otras tecnologías para ampliar su presencia», explica K. David Harrison, profesor asociado de lingüística en el Swarthmore College y miembro de National Geographic.

«Me gusta llamarlo ‘la otra cara de la globalización», dice.

«Se habla mucho acerca de cómo la globalización ejerce presiones negativas en ciertas culturas. Pero, ahora -gracias a la tecnología digital- un idioma que sólo hablen cinco o 50 personas en un lugar remoto, puede tener voz y audiencia global».

Hablantes nativos

Harrison, que recorre el mundo en la búsqueda de los últimos hablantes de lenguas en extinción, describió su trabajo en la reciente reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS).

Como parte de su labor con National Geographic ha ayudado a producir ocho diccionarios parlantes.

Estos diccionarios en línea contienen más de 32.000 palabras en ocho idiomas en peligro de extinción. Todas las grabaciones de audio fueron realizadas por hablantes nativos, algunos de los cuales -como Alfred «Bud» Lane- son los últimos individuos que manejan sus lenguas nativas con fluidez.

Lane habla una lengua conocida con el nombre de Siletz Dee-ni, que se limita a una pequeña área de la costa central de Oregon.

«Los lingüistas dijeron que nuestra lengua estaba moribunda, que iba rumbo a las cenizas de la historia. Pero nuestro pueblo y nuestro consejo tribal decidieron que eso no iba a suceder. Entonces ideamos un plan para seguir adelante y comenzar a enseñar nuestro dialecto aquí en el Valle de Siletz «, dijo Lane durante el encuentro anual.

Luego de que se tomara la decisión, Lane registró 14.000 palabras para el diccionario en línea.

«Nada puede sustituir a los oradores que hablan con otros oradores, pero tenemos muy claro que estas herramientas vienen a llenar vacíos que nuestra comunidad y nuestra tribu necesitaba saciar».

La preservación

Margaret Noori es experta en estudios nativos americanos de la Universidad de Michigan y además es representante del Anishinaabemowin, el idioma soberano de más de 200 indígenas de Canadá y Estados Unidos. Los miembros de estas comunidades son importantes usuarios de Facebook.

«Lo que hacemos con la tecnología es tratar de conectar a la gente», señala la profesora Noori. «Hacemos todo por mantener la lengua».

Harrison asegura, sin embargo, que no será posible que todos los idiomas sobrevivan. Según él, muchos se perderán inevitablemente cuando los hablantes mueran.

Pero considera que las nuevas herramientas digitales ofrecen revertir esa tendencia y salvar a una gran cantidad de idiomas que parecían condenados hace algunos años atrás.

El experto dijo: «Todo lo que la gente sabe sobre el planeta, acerca de las plantas, los animales, acerca de cómo vivir de manera sostenible, los diferentes ecosistemas en los que los seres humanos han sobrevivido… todo ello está codificado en las culturas humanas y las lenguas, mientras que solo una pequeña fracción de ésta se codifica en la literatura científica».

«Si nos preocupa la sostenibilidad y la supervivencia del planeta, todos nos beneficiaremos de la preservación de estos conocimientos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.