No es saludable que los niños antes de cumplir un año ingieran azúcar

descarga (1)Iniciar el consumo de bebidas y jugos con azúcar antes del año de vida eleva en forma importante el riesgo de obesidad al comenzar la vida escolar, según un estudio publicado en la revista Pediatrics.

Los investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) analizaron encuestas mensuales hechas a las madres de 1.189 niños para conocer sus hábitos alimentarios durante los primeros 12 meses de vida y luego volvieron a encuestarlas cuando sus hijos tenían 6 años.

Así determinaron que el 17% de los niños que había consumido bebidas y jugos azucarados antes del año de vida eran obesos a los 6 años, cifra que entre quienes no las consumieron llegaba a 8,6%.

La situación era aún más dramática al considerar a aquellos que comenzaron a tomarlas antes de los 6 meses de vida: su posibilidad de ser obesos al llegar a los 6 años era 92% veces mayor que quienes no las habían consumido (20,4% vs. 8,6%). Y en el grupo de niños de 10 a 12 meses que consumían bebestibles con azúcar tres o más veces por semana, el 21,8% era obeso a los 6 años; más del doble que los que no consumían a esa edad.

Una taza diaria de bebida azucarada aporta 100 calorías, lo que al cabo de dos meses se traduce en un kilo extra y en un año teóricamente sumaría 5 kilos.

Además del alto contenido calórico, el azúcar genera pocas señales de saciedad, según afirman médicos.