Establecer una empresa es difícil para la mujer en todas partes del mundo

images1.jpgPor Kelly Bronk
Cuando dos empresarias examinaron las limitadas opciones de transporte que tiene la gente que vive en las ciudades estadounidenses, no sólo vieron una oportunidad de hacer un negocio, sino imaginaron una forma de ayudar al medioambiente. Juntas fundaron Zipcar Inc., la empresa más grande de autos compartidos.
En otra parte del mundo, en Marruecos, una empresaria vio una oportunidad en el mercado y comenzó una empresa de imprenta y publicaciones. Con arduo trabajo, determinación e inteligencia empresarial, convirtió la nueva compañía en una empresa con éxito.
Aunque sus empresas están separadas por miles de kilómetros, Robin Chase, fundadora de Zipcar, e Ilham Zhiri, fundadora de la imprenta El Maârif Al Jadida comparten experiencias similares, ambas mujeres se enfrentaron a desafíos y emergieron triunfantes mientras montaban sus empresas.
“En todas las culturas se sabe que la mujer organiza la familia”, dijo Chase. “Con frecuencia tienen que lidiar al mismo tiempo con los niños, los padres ancianos, las compras, el hogar, y gestionar la familia como negocio. Nuestra capacidad de trabajar al mismo tiempo en varias cosas y de organización nos convierten en grandes empresarias”.
Después de que la empresaria estadounidense fundara y fuera gerente de Zipcar durante cuatro años, se cambió de proyecto a lo que está haciendo en la actualidad, GoLoco, una empresa en línea electrónica por medio de la cual se comparte el sitio en un auto.
Zhiri todavía es gerente de la imprenta El Maârif Al Jadida, una empresa de publicaciones e imprenta ubicada en Marruecos. Las dos mujeres estuvieron presentes en una charla electrónica del Departamento de Estado realizada el mes de mayo y respondieron a preguntas sobre ser mujeres y ejecutivas y los desafíos de llevar una empresa.
“Ser la oficial jefa ejecutiva de una empresa es tanto maravilloso como duro”, dijo Chase. “Lo comparé con dirigir una orquesta. Uno ve sus ideas realizarse por medio de los esfuerzos de un grupo de personas con talento y destrezas. También es muy arduo y una se siente sola, ya que a veces hay que tomar decisiones muy difíciles”.
Zhiria dijo que para lidiar con los desafíos únicos que entraña ser mujer y empresaria se concentra en gestionar bien su tiempo. “La clave está en delegar y en el trabajo en equipo”, dijo.
Sin embargo, a pesar de sus éxitos en gestionar empresas, Chase y Zhiri dijeron que todavía les falta mucho para lograr la igualdad de género en la empresa tanto en Estados Unidos como en Marruecos.
En Estados Unidos, aunque las mujeres suelen empezar pequeños negocios para trabajar para sí mismas, en 2002 eran dueñas tan sólo del 16 por ciento de las más de 5,5 millones de empresas con empleados asalariados. Además del vacío de género en el empleo de trabajadores, en promedio, la mujer en Estados Unidos gana sólo 77 centavos por cada dólar que un hombre gana.
La desigualdad afecta especialmente a las mujeres empresarias. Según el Índice Kauffman de Actividad Empresarial 2007, aunque que se crean casi medio millón de nuevas empresas cada mes en Estados Unidos, los hombres tienen dos veces más probabilidades que las mujeres de ser las que las comienzan.
Incluso con estas disparidades, dijo Chase, la clave para tener éxito en la empresa es la misma para la mujer que para el hombre: “Escuchar a sus clientes, siempre intentar mejorar el negocio, tratar bien y respetuosamente a los empleados y clientes, cuidar muy bien del dinero, tener constancia y concentrarse”.
Zhiri está de acuerdo: “No hay respuesta mágica, es lo mismo que para los hombres. La clave del éxito es el muchos trabajo, mucho trabajo arduo y mucho trabajo, integridad, honradez y utilizar la inteligencia emocional para resolver los problemas y superar los obstáculos”.
Para Chase, el éxito de la empresa exige medir más que tan sólo la base. Cuando era joven, un negociante egipcio le enseñó que era posible tener éxito con una empresa y hacer algo bueno en el mundo. “Fue la primera vez que me senté a hablar con un verdadero empresario. Me impresionó ver cómo cuidaba de sus empleados y cómo intentaba hacer del mundo un lugar mejor al dar empleo e ingresos además de dar sus servicios”, dijo. “Nunca pensé que un empresario se preocupara por eso”.
¿El mejor modo de tener éxito en los negocios y hacer algo bueno por el mundo? Según Zhiri: “Creer en uno mismo, en su sueño, en su proyecto, en su empresa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.