Algunas claves para entender a los adolescentes y sus reacciones

La adolescencia es una de las etapas más difíciles de los seres humanos, básicamente por los cambios cerebrales y hormonales tan importantes que tienen lugar dentro de nuestro organismo.

Sin embargo, los cambios que se dan no son solo físicos, sino que también son emocionales, lo que explica determinados comportamientos que tienen las personas entre los 10 y 19 años.

En este sentido, es muy probable que a lo largo de esta etapa el adolescente experimente momentos de crisis, de confusión e incluso de falta de identidad, lo que puede derivar en reacciones que le ocasionen tanto problemas internos, como problemas con el entorno familiar.

Por lo tanto, lidiar con uno o más adolescentes parece no ser una tarea sencilla, no obstante, con el conocimiento adecuado y con la ayuda de un psicólogo para adolescentes, es posible entender y comprender tanto sus comportamientos como sus reacciones. A medida que esto ocurra, tanto los padres como los jóvenes podrán afrontar esta etapa llena de cambios de la mejor manera posible.

¿Qué cambios se dan en el cerebro de los adolescentes?

Estudios científicos han demostrado que hasta los 9 años el cerebro se desarrolla y crece hasta casi alcanzar su tamaño definitivo. Gracias a esto, durante la infancia las personas desarrollan funciones y habilidades básicas, como la autonomía, la motricidad, el lenguaje, la comunicación y la percepción.

A partir de los 10 años, ocurren cambios significativos en la estructura cerebral, específicamente en la parte frontal del órgano, ya que se van creando nuevos circuitos y conexiones que permiten que el cerebro termine de crecer y que madure. Razón por la que los adolescentes dejan de pensar como infantes y comienzan a desarrollar los pensamientos críticos y analíticos, que les permiten crearse una personalidad, obtener una nueva percepción y tomar decisiones.

Puede decirse que el cerebro de un adolescente experimenta una reorganización. Las dendritas y axones que forman parte de las neuronas serán rodeadas por mielina y por ende, la madurez será más rápida, mientras que la comunicación entre los circuitos cerebrales será mucho más acelerada.

Todos estos cambios ocurren entre los 10 y 19 años de edad. En los primeros años es muy probable que al adolescente le cueste medir riesgos, regular sus emociones, tomar decisiones sensatas, etc., ya que apenas se están comenzando a desarrollar las nuevas conexiones cerebrales, por lo que suelen representar la parte más dura.

¿Qué cambios hormonales experimentan los adolescentes?

Las hormonas sexuales juegan un papel fundamental durante esta etapa y, de hecho, son las responsables de los cambios tanto físicos, como emocionales, temperamentales, mentales, psicológicos y sociales que experimentan los adolescentes.

Esto se debe a que ocurre un bombardeo hormonal tanto en el cerebro como en el torrente sanguíneo, donde sus niveles son muy elevados. En el cerebro las hormonas sexuales intervienen en la toma de decisiones y procesan el lenguaje, la impulsividad y la agresividad. Por lo que los adolescentes suelen actuar desde las emociones y no desde la racionalidad.

Esto, más los cambios de estructura y conexión que están teniendo lugar en la corteza prefrontal del cerebro, dan como resultado que el adolescente sea la mayoría de las veces incapaz de controlar sus comportamientos, impulsos y reacciones.

Los adolescentes necesitan acompañamiento y empatía

Evidentemente, ser conscientes de estos cambios les da la oportunidad a los padres de comprender no solo los comportamientos y reacciones de sus hijos, sino también sus emociones.

Ahora bien, ¿Qué pueden hacer los progenitores o adultos representativos con esta información? Es fácil, pueden utilizarla para demostrar empatía a sus hijos y para entender que no se comportan de determinada manera solo porque quieren, sino porque están atravesando por cambios cerebrales y químicos importantes, y que, por lo tanto, necesitan paciencia, comprensión y acompañamiento.

De acuerdo con las opiniones de psicólogos expertos, en la etapa de la adolescencia, los jóvenes se pelean entre dejar de ser niños y creerse que ya son adultos, además se sienten invencibles, razón por la que suelen tomar decisiones, sin ni siquiera poder medir o enfrentar las consecuencias de estas. Por lo tanto, recomiendan en todo momento la guía de los padres y de los miembros de su familia, para evitar que el adolescente vaya fuera a buscarla y pueda terminar mal aconsejado y enfrentado a su grupo familiar.

Los peligros más temidos de la adolescencia

La mayoría de las personas que tienen algún tipo de adicción en su vida adulta comenzaron en la adolescencia. En esta etapa es muy común, por los mismos cambios que están teniendo lugar en su organismo, que los jóvenes quieran experimentar con drogas y alcohol, sustancias tóxicas que pueden atrofiar su cerebro en desarrollo.

Sin embargo, hoy en día se suman los peligros tecnológicos, ya que es muy común que los jóvenes gasten horas de su tiempo sumergidos en una realidad virtual que se ha creado a partir de los juegos en línea, las redes sociales y el internet. La escasa percepción de estímulo cerebral proveniente de estos medios también puede dañar el cerebro de los jóvenes.

En este sentido, armados de información, empatía y comprensión, los padres deben prever tales peligros y buscar las mejores maneras para advertir a sus hijos acerca de estos riesgos, y así evitar que sean presa de esto.

La adolescencia y el aprendizaje

Gracias al desarrollo neuronal que tiene lugar en esta etapa, psicólogos expertos aseguran que es el mejor momento para consolidar el aprendizaje en todos los sentidos, por lo tanto, los padres deben aprovecharla para inculcar valores a sus hijos, promover su proceso de enseñanza/aprendizaje a nivel educativo, estimular la creatividad, entre otros.