Este es el exclusivo club de millonarios de Estados Unidos

Bill Gates y Warren Buffett

Un grupo que ha ido cambiando de manera progresiva conforme lo ha ido haciendo la sociedad y que se detalla a continuación
Con el paso de los años, el concepto de riqueza, aunque mantenga la misma esencia, ha ido cambiando de manera progresiva conforme lo ha ido haciendo la sociedad. Modificaciones que si se observan con detalle son el reflejo de lo que impera en los tiempos que corren y que puede servir para obtener una idea de qué rumbo está tomando el mundo. Desde hace décadas la revista Forbes se ha encargado de analizar quiénes son los más poderosos -monetariamente hablando- con sus famosos ránkings cuyas clasificaciones resultan de lo más variadas: desde los menores de 30 que han amasado una fortuna a los más influyentes en diferentes disciplinas y, cómo no, los más ricos en los diferentes países.
Aunque todos ellos resultan interesantes, el que suscita nuestra atención es el de la lista de los 400 más ricos de Estados Unidos. Un elenco cuyas variaciones han sido estudiadas por la propia cabecera en el artículo ‘Dentro del club más exclusivo de Estados Unidos’ y que arroja ciertos datos muy reseñables.
En primer lugar, explican la diferencia de volumen monetario desde que se publicase por primera vez en 1982, la riqueza total ha aumentado de forma exponencial, pues en la primera edición el conjunto era de 92.000 millones y ahora es de 4.500.000 millones. O lo que es lo mismo, los integrantes de ahora son 50 veces más ricos que los de hace casi cuatro décadas.
La recopilación cuenta que en la primera edición de 1982 el corte para hacer que un magnate fuese incluido en el listado era de 100 millones de dólares (que al cambio actual serían unos 280 millones aproximadamente) mientras que hoy en día es de 2.900 millones. La lista inicial poseía 13 integrantes mientras que la actual 400. ¿Qué ha cambiado? Según los datos publicados, al principio grandes fortunas familiares como los Rockefellers o los Duponts se hacían con el protagonismo, pero quien realmente tenía poder era el que se dedicase a la construcción y los bienes raíces, que en ese momento hizo que el más rico de todos fuese Daniel Ludwig.
Con el paso de los años, el número de millonarios fue creciendo (incluyendo a nombres tan polémicos como Donald Trump) hasta que en 1990 la recesión provocó un brusco cambio que hizo que el corte para poder entrar en este selecto club cayese varios puntos. Otro momento reseñable que puede suponer el inicio del auge de la era digital fue 1999, cuando el primer puesto a la persona más rica lo ocupó Bill Gates.
Además, en aquella época un tercio de los millonarios que se incluyeron provenían del mundo de la tecnología, como los fundadores de Ebay, o Michael Dell y Paul Allen. El listado siguió creciendo en ese ámbito durante los años posteriores, con Gates siempre a la cabeza; y en 2006 hay que señalar la inclusión de varios multimillonarios relacionados con el mundo del petróleo como Aubrey McClendon, Tom Ward o Richard Fuld.
Posteriormente, en 2008, llega la gran crisis y en la lista se eliminaron de forma definitiva algunos de los magnates inmobiliarios más sonados como por ejemplo Harry Macklowe, propietario de algunas de las torres más famosas de Nueva York. En 2009 los números vuelven a mejorar y ese año la riqueza general aumentó un 8% además de permitir la entrada de nuevas caras como Mark Zuckerberg.
Otro de los datos más destacables de Forbes viene con la inclusión de varios políticos en 2015, concretamente 83, liderados por Hillary Clinton, Marco Rubio y Jeb Bush. En cuanto a la de este año, lo que más llama la atención -con permiso de Jeff Bezos, el primero de la lista- es la entrada de seis magnates de las criptomonedas y varios fabricantes de vehículos tecnológicos. Datos llamativos que dejan claro que el rumbo está yendo hacia esa dirección. Para confirmar las teorías habrá que esperar hasta la próxima en 2022.