Por este motivo debes usar perfume en el ombligo

om4Probablemente sabes ponerte fragancias en el cuello y las muñecas. Eso es porque estos lugares son conocidos como puntos del pulso, las áreas donde puedes sentir el latido de tu corazón en el cuerpo.

De hecho, el calor emanado de los puntos del pulso puede intensificar el olor. Sin embargo, hay otros lugares en el cuerpo que estas olvidando. ¿El primero? Tu ombligo.

Los expertos aseguran que el ombligo es un lugar ideal para poner fragancias. Su forma sirve como contenedor natural, mientras que el calor del cuerpo deja que la esencia emane.

“Pongo unas gotas en mis dedos y lo pongo bajo mis brazos y mi ombligo”, comentó Tyler a Into The Gloss. “Mi papá me enseñó esto, si lo pones donde te calientas, el aroma se queda contigo”.

También puedes aplicarlo en el interior de los codos y atrás de tus rodillas, por un aroma más duradero. Ya que tus codos y rodillas están en constante movimiento a lo largo del día, generan mucho calor. Si estás buscando por algo extra, intenta rociar tu cepillo y pásalo por tu pelo. Tu fragancia se dispersará entre las cerdas.

¿Un tip para el final? No frotes tu perfume después de ponértelo. Tal vez tengas la costumbre de frotar tus muñecas, pero en realidad deberías dejar al perfume secarse. Las notas de entrada desaparecen más rápido si frotas.

Unos cuantos toques en partes específicas te tendrán oliendo rico todo el día.