Este polémico tratamiento podría retrasar la menopausia hasta veinte años

Si tuvieras la posibilidad de retrasar la menopausia… ¿lo harías?

Muchas mujeres tal vez se hagan esta pregunta después de leer esta información en la que un nuevo tratamiento hecho por una clínica inglesa promete retrasar la menopausia hasta por 20 años.

Tal vez para algunas resulte atractivo frenarla un tiempo para evitar los síntomas de la menopausia: menstruaciones irregulares, sofocos, mal humor, sequedad vaginal, incontinencia urinaria, entre otros más.

Para otras mujeres, la menopausia ya no significa una etapa de malestares en la vida, sino más bien la oportunidad de vivir otro periodo de manera diferente.

Pero lo que es un hecho, es este polémico tratamiento hecho por ProFam, clínica inglesa que asegura el retraso de la menopausia por 20 años.

El dueño de la clínica, Simon Fishel, asegura que el tratamiento no es un hallazgo sino más bien es una técnica utilizada tiempo atrás para tratar a mujeres con problemas de fertilidad.

¿Cómo funciona la técnica para retrasar la menopausia?

Consiste en extirpar el tejido ovárico cuando la mujer es fértil. Se congela y reimplanta en la paciente cuando se le ‘declara’ la menopausia (aproximadamente alrededor de los 45 años en adelante).

Al realizar el injerto de tejido ovárico se promueve la producción de estrógeno y progesterona, las cuales ya no se generan durante la menopausia.

El injerto, precisamente, lo que hace es permitir que se continúe con la producción de estrógeno y progesterona, las cuales se dejan de generar durante la menopausia.

Para llevar a cabo este tratamiento se requiere de una cirugía, la cual tiene una duración de tres horas y media.

El tratamiento (la cirugía), dura unas tres horas y media, cuesta unos US$7.400-US$8.650, a los que hay que sumarles unos US$5.000 del implante, más unos $120 que representa la conservación de los tejidos. Lo que se traduce a 273,334.50 pesos al precio del dólar (11 de septiembre de 2019).

Las pacientes que más se beneficiarían, según Fishel, son aquellas menores de 40 años. Aunque considera que, dependiendo de los antecedentes familiares y la reserva ovárica, este límite podría ampliarse hasta los 43.

Sin embargo, expertos de diversas partes del mundo están en contra de este tratamiento debido a que podría conllevar ciertos riesgos.

La Sociedad Británica de la Menopausia (BMS por sus siglas en inglés), reconoció, en un comunicado, que el tratamiento tendría varias limitaciones y faltan estudios que lo avalen para su implementación.

Por su parte, José Luis Neyro, ginecólogo, advierte que toda cirugía puede tener complicaciones, por más mínima que sea.

Al extraer la corteza del ovario podrían restarse folículos primordiales, es decir se acortaría la vida ovárica”.

Tras darse a conocer este tratamiento,  se dio a conocer un estudio publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health que la alimentación podría ser un factor para  tomar en cuenta si se pretende retrasar la menstruación.

Los especialistas descubrieron que una dieta rica en legumbres como el guisante verte y pescados grasos, permitiría aplazar la menstruación, mientras que comer pasta refinada y arroz, la adelantaría.

Para la investigación se recopilaron datos de 9,027 mujeres de entre 40 y 65 años, a las que los investigadores siguieron durante cuatro años para conocer su dieta y el tamaño de las porciones.

A lo largo del estudio se excluyó a las mujeres que quedaron embarazadas, a las que usaban terapias de reemplazo hormonal y a las que se les había inducido la menopausia. También se realizaron ajustes estadísticos con base en su índice de masa corporal, factores socioeconómicos, tabaquismo, consumo de alcohol y drogas.

En total, 914 mujeres llegaron a la menopausia de forma natural (lo hicieron de media a los 51 años) y son sus datos los que se contemplaron en el estudio.

La conclusión del estudio reveló que, las participantes que aumentaron su ingesta diaria de legumbres como guisantes verdes, legumbres en vaina y hortalizas como las judías verdes (aproximadamente 71 gramos), lograron retrasar la menopausia en torno a un año, y tres cuando se consumían 85 gramos más de pescados grasos.

¿Por qué alguien querría retrasar la menopausia?

De acuerdo con la opinión de Fisher, las mujeres que acudieron con él para realizarse este tratamiento lo hicieron por cuestiones que amenazaban su salud física y emocional.

Mujeres que padecen síntomas severos son las candidatas ideales como es el caso de la que sufren de osteoporosis, enfermedad cardiovascular y disfunción cognitiva, podría ayudarles a tener una mejor calidad de vida”, finalizó.