Estos diez alimentos mejoran nuestra salud

Algunos alimentos son una fuente de salud para nuestro organismo. Café, manzanas, salmón o el aceite de oliva cuidan de nuestra de salud, al mismo tiempo que suponen un manjar para nuestro paladar.

Café

Es la segunda bebida más consumida. Contiene vitaminas, minerales, cafeína y antioxidantes. Su consumo moderado, dentro de una dieta equilibrada, puede reportar beneficios para la salud, reduciendo el riesgo de desarrollar diabetes tipo II, afecciones hepáticas y biliares y una menor incidencia en la aparición de enfermedades neurodegenerativas. El presidente de la Fundación Española del Corazón, en referencia a un estudio realizado en 2012 a personas entre 50 y 71 años, ha recordado que el consumo diario de hasta cuatro tazas de café, se asocia a una mayor longevidad y una reducción de la mortalidad debida a enfermedades coronarias.

Aceite de oliva

Es un aceite vegetal, extraído de las aceitunas, frutos del olivo. La calidad se mide por sus características organolépticas y su contenido en ácidos grasos libres. Es rico en vitaminas liposubles A, D, E, K. Favorece la absorción de minerales como el calcio, fósforo y zinc. Contiene antioxidantes naturales como los polifenoles, tan beneficiosos para combatir el estrés oxidativo de las células. Su valor calórico es de 9 Kcal por gramo.

Espárragos

Desde el punto de vista nutricional, los espárragos son un alimento rico en vitaminas: A, grupo B, C, E, K y ácido fólico. Son una buena fuente de minerales: potasio, fósforo, calcio, hierro, cobre y zinc. Después de su ingesta, la orina tiene un olor característico por la presencia de compuestos azufrados formados en la digestión y procedentes de los aceites esenciales que contiene. Los espárragos acidifican la orina, favoreciendo el aumento de ácido úrico, motivo por el cual, debe ser un alimento controlado para las personas propensas a padecer «gota».

Arándanos

También llamados mirtilos, por su nombre latino Vaccinium myrtillo, son los frutos en baya de una planta arbustiva que crece de forma silvestre. Hay arándanos rojos y azules, color debido a la presencia de pigmentos y sustancias antioxidantes como flavonoides y antocianos. Son frutas poco calóricas, astringentes, por el contenido en taninos, y diuréticas (ácido ascórbico, cafeíco y potasio). Su zumo, con propiedades antibacterianas, se ha considerado como un buen protector de las infecciones que se producen en las vías urinarias.

Repollo y brécol

Verduras de invierno, con protectoras de la flora bacteriana y, como consecuencia, del aparato digestivo. Además de vitamina C, folatos, betacarotenos y fibra, contienen isocianatos, que le dan su sabor a estas verduras de la familia de las crucíferas, consideradas sustancias protectoras de procesos cancerosos de pulmón y digestivos. Se mantienen tras el cocinado. También contienen indoles y sulfuros, estos últimos responsables del olor y producción de gas durante su digestión.

Chocolate negro

Con un porcentaje de cacao igual o superior al 70 %, produce un efecto hipotensor de la presión sanguínea así como un aumento de sustancias antioxidantes, polifenoles y flavonoides, que pueden retrasar la aparición de enfermedades degenerativas. Desde su llegada a Europa, se le ha considerado un alimento estimulante, contiene magnesio, hierro, fósforo, potasio y vitaminas del grupo B. También contiene teobromina, similar a la cafeína, endorfinas y serotonina, que estimulan el sistema nervioso, dando sensación gratificante. Las calorías que aporta son debidas a su contenido en azúcar añadido y porcentaje de manteca de cacao u otras grasas.

Calabaza

Es un alimento de bajo aporte calórico, rico en agua, potasio, fibra y compuestos antioxidantes. Su color es debido a la presencia de carotenos, los cuales, se transformaran en vitamina A en nuestro organismo. También contiene vitamina C, licopeno y ácido fólico. Las semillas, llamadas pipas, contienen ácidos grasos omega-3 y omega-6, vitaminas A, E, y zinc. Las pipas aportan más calorías que la pulpa y tradicionalmente se han utilizado para eliminar parásitos intestinales.

Habas

Pertenecen al grupo de las legumbres y se consumen tanto en fresco como secas, aunque estas últimas son más indigestas, calóricas y flatulentas. Su contenido en proteínas, hidratos, calcio y fósforo son muy superiores, respecto a las vainas tiernas, pero disminuye su contenido vitamínico. Contienen vitamina C, A, E, B1 y B2, en concreto de tiamina, niacina y folatos, además de antioxidantes como lecitina, colina, fibra y beta carotenos.

Pera y manzana

La pera es una fruta con un contenido en agua muy elevado, rica en potasio y baja en sodio y azúcares. Contiene taninos, sustancias astringentes que cuidan la mucosa intestinal así como ácido cafeíco con propiedades antibacterianas. Están muy recomendadas en personas diabéticas y aquellas medicadas con diuréticos, para compensar las pérdidas de potasio. Presentan fibra soluble y pectinas, que ayudan a eliminar colesterol. La manzana, al igual que la pera, pertenece a la familia de las rosáceas. Su aporte calórico es moderado. El contenido en fibra, no soluble y soluble aporta sensación de saciedad. Tiene taninos, poca grasa, poco sodio y carece de colesterol. Contiene pigmentos como la quercitina, flavonoide con efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Regula la actividad intestinal, aporta propiedades astringentes, pero también tiene un efecto laxante, por la fibra, azufre, fructosa y sorbitol. Por su alto contenido en gas puede producir molestias. Hay que masticarla y ensalivarla cuidadosamente, procurando que el aire salga de la boca antes de tragar la fruta.

Salmón

Es un pescado graso o azul, rico en ácidos grasos omega-3, que contribuye a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Es una buena fuente de proteínas, vitaminas A (protección de mucosas, hígado y sistema nervioso) y D (regulando niveles de calcio). También contiene vitaminas del grupo B, magnesio y yodo imprescindible para la glándula tiroidea. Consumo controlado en personas con gota, por su contenido en purinas que se transforman en ácido úrico.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.