Estos son los 7 trenes más rápidos del mundo

Tren Shanghai Maglev – Lars Plougmann / CC

Este medio de transporte menos contaminante es una opción muy cómoda y rápida para moverse entre ciudades de diferentes países.

Suele llegar al centro de las ciudades y apenas se necesita margen de tiempo para llegar antes de la salida. Desde el Maglev de Shanghái pasando por el TGV de Francia, hasta el S-103 español, estos son los trenes más rápidos del mundo.

Shanghai Maglev – 460 km/h (China)

Desarrollado por la empresa estatal China Railway Rolling Stock Corporation, el Maglev es el tren más rápido del mundo. Se trata de un tren bala que usa levitación magnética, en lugar de ruedas de acero convencionales, para transportar pasajeros. Este modelo conecta los 30 kilómetros que hay entre el aeropuerto Pudong de Shanghái y la estación de Longyang Road en tan solo siete minutos y medio.

Lo mejor de este diseño es que emite unos niveles de contaminación acústica muy bajos y requiere menos mantenimiento que otros trenes de alta velocidad. La idea es que este modelo haga la ruta Pekín-Shanghái en, aproximadamente, 3,5 horas (actualmente se precisan 5,5 horas). China ha desarrollado sus propios trenes de levitación magnética capaces de alcanzar los 600 km/h y tiene planes de crear una ambiciosa red de este tipo por todo el país, incluida una línea entre Shanghái y Hangzhou.

CR400 ‘Fuxing’ 350 km/h (China)

De la compañía China Railway Corporation es también el CR400 Fuxing, un tren bala capaz de llegar a los 350 km/h, aunque, también, ha alcanzado con éxito en las pruebas los 420 km/h. Estos modelos cuentan con 16 vagones que pueden acoger hasta 1.200 pasajeros. Las rutas habituales que realizan son: Pekín-Shanghái-Hong Kong y Pekín-Harbin. Entre sus características más destacadas están las pantallas de vidrio inteligente, carga de dispositivos inalámbrico, un sistema de entretenimiento del que cada usuario puede disfrutar desde su propio asiento y su funcionamiento autónomo, lo que le convierte en el único tren de alta velocidad automático del mundo.

ICE3 – 330 km/h (Alemania)

La compañía alemana Deutsche Bahn AG ocupa el tercer puesto con su modelo más rápido, el ICE3, un diseño que está operativo desde 1999 y que se construyó para cubrir la ruta entre Colonia y Frankfurt, un viaje que se realizaba anteriormente en 2,3 horas y que ahora se ha reducido a tan solo 62 minutos. La velocidad de funcionamiento es de 300 km/h, pero están autorizados a alcanzar los 330 km/h cuando se retrasan. La flota del ICE3 opera en toda Alemania e incluye, también, trenes para rutas internacionales que conectan los principales destinos germanos con ciudades como París, Bruselas o Ámsterdam.

TGV – 320 km/h (Francia)

French Train à Grande Vitesse (TGV) define una familia de trenes de alta velocidad diseñada por la compañía ferroviaria nacional francesa SNCF en colaboración con la empresa de fabricación Alstom. Estos modelos pueden alcanzar, en algunos tramos, los 320 km/h. Dichos trenes no solo recorren toda Francia, sino que unen este país con las ciudades principales de España, Italia, Suiza, Luxemburgo y Países Bajos. Disponen de dos tipos, los premium inOUI y los low cost OUIGO. Este país ostenta desde hace mucho tiempo el récord mundial de velocidad para trenes convencionales establecido en 574,8 km/h el 3 de abril de 2007.

El 17 de mayo de 2006 un tren Eurostar (TGV) batió el récord del viaje internacional de alta velocidad sin escalas más largo, un recorrido que traslado al elenco de la película ‘El código Da Vinci’ de Londres a Cannes para el festival de cine de la ciudad francesa. Este viaje de 1.421 kilómetros duró 7 horas y 25 minutos. La nueva generación del TGV viene, además, con 5G y ofrecen plazas para hasta 740 viajeros, un 20% más en comparación con los trenes actuales.

JR East E5 – 320 km/h (Japón)

Los servicios Shinkansen de alta velocidad de Japón son la forma más rápida y cómoda para moverse por el país. Desde 1964, cuando se inauguró el primero, sus modelos han ido mejorando hasta convertirse en líderes mundiales. Los trenes bala E5 de Japan Railways East (JR East) circulan a una velocidad de hasta 320 km/h en los servicios Tohoku Shinkansen, desde 2011, y en la serie Hokkaido Shinkansen desde 2016. Cada uno de estos modelos ofrece una capacidad máxima de hasta 731 personas e incorporan tecnología derivada del tren experimental Fastech 350S y una suspensión eléctrica activa.

Por su parte, los E6 de 2013, que también alcanzan esta velocidad, funcionan como servicios mini-Shinkansen de Komachi en el Tohoku y el Akita. Los H5, que operan junto a la serie E5, incluyen algunas actualizaciones como una quitanieves mejorada y un bastidor inferior de acero inoxidable para proteger los componentes electrónicos en condiciones de clima frío.

Al-Boraq – 320 km/h (Marruecos)

Fue en 2018 cuando se inauguró el primer ferrocarril de alta velocidad de África entre Tánger y Casablanca. El Al Boraq circula a una velocidad de 320 km/h en su línea de 186 kilómetros entre Tánger y Kenitra. Son trenes de dos pisos TGV Euroduplex de fabricación francesa. Este modelo realiza las rutas Tánger-Casablanca, Tánger-Rabat ym Tánger-Kénitra La inversión en este medio de transporte también incluye la mejora del tramo existente entre Rabat y Casablanca para aumentar la velocidad reduciendo el tiempo de viaje de 4,45 horas a 2,10 horas.

AVE S-103 300 km/h (España)

Renfe presentó el primer tren de alta velocidad de la serie 103 el 30 de enero de 2007. Están diseñados para circular a una velocidad de 350 km/h, aunque su velocidad máxima comercial fue desde 2011 hasta 2016 de 310 km/h, y tienen una capacidad total de 404 plazas que se distribuyen en dos clases: preferente y turista. Actualmente no se puede circular a más de 300 km/h. Estos modelos tienen un avanzado sistema de seguridad contra incendios, antichoque y anticabalgamiento. El Velaro E de la serie 103 batió un récord durante las pruebas de alta velocidad Madrid-Barcelona alcanzando los 403 km/h en el tramo entre Alcalá de Henares y Calatayud.

Desde 1992, año en el que el país se unió al club de la alta velocidad utilizando la tecnología del TGV francés, ha desarrollado la mayor red de líneas de larga distancia de Europa que se extiende desde Madrid hasta Sevilla, Málaga, Valencia, Galicia y Barcelona.