Estos tres sitios ya no hacen parte del patrimonio de la humanidad

Paisaje de Liverpool junto al río Mersey, incluido el Royal Liver Building, una de las llamadas Tres Gracias de esta ciudad

El Puerto de Liverpool, retirado del Patrimonio Mundial esta semana, se suma al paisaje cultural del Valle del Elba, en Dresde (Alemania), y al Santuario del Oryx, en Omán, expulsados en 2007 y 2009

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) acordó ayer miércoles eliminar el Puerto de Liverpool de su lista de Patrimonio Mundial debido a la «pérdida irreversible» causada por las remodelaciones en su puerto mercantil. Este organismo, reunido estos días por videoconferencia y presencialmente en la ciudad china de Fuzhou, ha justificado su decisión «debido a la pérdida irreversible del valor universal excepcional del sitio».

El Puerto de Liverpool fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 2004 e incluido en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro en 2012, debido a la preocupación por el desarrollo urbanístico conocido como Liverpool Waters. Desde entonces, ese proyecto y otros nuevos siguieron adelante tanto en el centro del puerto como en lo que la Unesco considera como zona de influencia o de amortiguación. El Comité considera que estas construcciones van en detrimento de la autenticidad e integridad del espacio protegido.

El centro histórico y los muelles de Liverpool se inscribieron como testimonio del desarrollo de uno de los principales centros comerciales del mundo en los siglos XVIII y XIX. En sus instalaciones se forjaron tecnologías pioneras en muelles, sistemas de transporte y gestión portuaria.

Paisaje cultural del valle del Elba

Este es el tercer sitio expulsado de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. En 2009 ya ocurrió con el paisaje cultural del Valle del Elba, en Dresde (Alemania). En 2004 la Unesco lo inscribió como Patrimonio de la Humanidad. En 2006 ya estaba en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro, debido a la aparición del proyecto de construcción del puente WaldschloBchen, un puente moderno que el organismo supervisor consideró incompatible con la protección de un paisaje cultural creado durante los siglos XVIII y XIX a lo largo de 18 kilómetros junto al río, desde el Palacio de Übigau y las praderas de Ostragehege hasta el Palacio de Pillnitz y la isla del Elba. En el centro histórico de la ciudad hay numerosos monumentos y parques que datan de los siglos XVI al XX. Y permanecen rastros de la Revolución Industrial, entre los que destacan la ‘Maravilla Azul’, un puente de acero de 147 metros de longitud, construido entre 1891 y 1893. Los barcos de vapor (el más antiguo data de 1879) y el astillero (construido hacia 1900) están aún en funcionamiento.

Santurario del Oryx, en Omán

El tercer lugar retirado de la lista del Patrimonio Mundial fue el Santuario del Oryx, en Omán, inscrito en 1994 y expulsado en 2007. ¿La razón? El Gobierno del entonces sultán Qabus bin Said Al Said, fallecido en 2020, decidió reducir en un 90% el tamaño de esta reserva en el desierto donde viven los últimos oryx (antílopes con aspecto de caballo) para aumentar las zonas de búsqueda de petróleo. El santuario pasó de 27.500 km2 a unos 2.800. En 1996, la población de órix árabe en el sitio era de 450 ejemplares. En 2007, cuando la Unesco le retiró de su lista, quedaban solamente 65 ejemplares, entre ellos solo cuatro parejas fértiles.