Exhibe la OMS máquina que detecta tuberculosis en 100 minutos

Un examen convencional tarda hasta 4 meses en mostrar los resultados; el aparato estará disponible en todos los países del mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado una máquina de detección y diagnóstico de la tuberculosis que da resultados precisos en cien minutos, frente a los 3 ó 4 meses que tardan los exámenes convencionales.

El aparato, completamente automatizado, examina las moléculas de ADN para detectar la tuberculosis, y si ésta es multirresistente a los fármacos convencionales.

Los resultados son tan rápidos que permiten que los pacientes puedan recibir tratamiento inmediato.

Además, el nuevo método permite ahorrar en las costosas técnicas e infraestructuras de laboratorio que se empleaban hasta la fecha, y es tan fácil de usar, que el personal sanitario necesita poco tiempo de instrucción en su manejo.

Después de haberla probado en Sudáfrica, Uganda y Lesoto, la OMS calcula que triplicará los diagnósticos de tuberculosis multirresistente a fármacos convencionales, y doblará el número de diagnósticos de pacientes con tuberculosis y VIH.

«La nueva tecnología está disponible al mismo tiempo para todos los países del mundo, tanto en los ricos como en los pobres, lo que supone otro hecho revolucionario», dijo el doctor Mario Raviglione, director del departamento «Alto a la tuberculosis» de la OMS.

En la presentación del aparato, Raviglione ensalzó que se trata de «lo más revolucionario en los últimos 20 años» en este campo, en el que el diagnóstico de la tuberculosis se ha convertido «en un reto real».

«Especialmente -prosiguió- en pacientes cuyo resultado en el examen del microscopio es negativo, y también para quienes tienen sida o el tipo de tuberculosis multirresistente a fármacos tradicionales».

El enviado especial de la ONU para la tuberculosis, el ex presidente de Portugal Jorge Sampaio, presente en el lanzamiento, señaló que el aparato, «que parece una máquina de café», tendrá un impacto «tremendo», y le definió como «un gran descubrimiento».

«Al contrario que con otras pandemias, nadie habla de la tuberculosis, y luchar por una enfermedad olvidada es algo realmente valiente», subrayó Sampaio.

A partir de hora, el reto del nuevo aparato -fabricado por la firma estadounidense Cepheid y cuyo desarrollo ha estado financiado por fundaciones como la de Bill y Melinda Gates- es su implantación, con un coste por unidad de 17 mil dólares (12.730 euros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.