Expertos advierten sobre los remedios que prometen «curar» enfermedades incurables

_45203739_remedio1.jpg«No tengo nada que perder probándolo», es algo que muchos pacientes que sufren enfermedades crónicas e incurables suelen decir a menudo.
Se refieren a las falsas curas y medicamentos que prometen «beneficios increíbles» para esas enfermedades y que cada vez se promocionan más en salas de chateo, foros y sitios de internet.
Pero no hay evidencia científica de que muchos de estos tratamientos «milagrosos» funcionen o sean seguros.
Es por eso que un grupo de organizaciones, médicos y científicos británicos acaban de lanzar una campaña para advertir a la gente sobre los costos emocionales y financieros de lo que llaman «tratamientos excesivamente publicitados que prometen vender falsas esperanzas».
La campaña británica fue lanzada por la organización Sense about Science, con la Sociedad de Esclerosis Múltiple, la Asociación de la Enfermedad de la Neurona Motora, la Sociedad de Alzheimer, y la Sociedad de la Enfermedad de Parkinson.
Tal como señalan los expertos, en internet hay muchos sitios que ofrecen ayuda y apoyo invaluable para los pacientes.
Pero en los últimos 10 años se ha visto un aumento enorme en publicidad, promociones subrepticias e historias engañosas sobre nuevas medicinas y tratamientos que venden la promesa de curar enfermedades incurables.
«No hay evidencia de que lo que afirman muchos esos tratamientos es confiable y sólo están explotando el deseo vehemente de mejorar que tienen esos pacientes» afirma Sense about Science.
Los expertos creen que la información engañosa que puede encontrarse en internet está conduciendo a un aumento en el número de gente vulnerable que usa estos tratamientos alternativos que pueden costar mucho dinero y que no funcionan.
Mark Chippendale, que sufre esclerosis múltiple, es uno de estos pacientes.
Su esposa Jane decidió darle a probar lo que decía ser «un nuevo medicamento revolucionario», basado en sangre de cabra.
Cada inyección de este «tratamiento» costaba US$250 y se le dijo que Mark necesitaba cuatro inyecciones a la semana.
Al principio, la pareja pensó que el remedio estaba funcionando pero al poco tiempo dejó de tener efecto.
«Tanto yo como mi esposo promocionamos el tratamiento con otra gente y después nos sentimos muy deshonestos, porque muchos tuvieron que rehipotecar sus casas, o gastar sus ahorros para pagar el fármaco», dijo Jane.
Entre otros remedios alternativos que se promocionan en internet está el tratamiento de células madre para trastornos cerebrales.
Según Tracy Brown, directora de Sense about Science, «hay muchas enfermedades que hasta ahora la medicina convencional no ha logrado curar».
«Y en internet se están ofreciendo ‘remedios’ que son muy caros, y para los cuales no ha habido pruebas clínicas que demuestren que son efectivos, o incluso seguros».
Según Brown, a menudo es la gente más vulnerable la que es más explotada.
«Estas personas buscan ayuda en internet en momentos en que están dispuestas a aceptar todo tipo de sugerencias».
«Y hay un ejército de personas dispuestas a llevarse el dinero de los demás a cambio de la promesa de una cura que, si realmente fuera cierta, habría largas colas de científicos trabajando en ella», señaló Tracy Brown.
Los expertos se muestran preocupados por la falta de regulación sobre las afirmaciones que hacen estos sitios.
Actualmente no hay reglamentos en internet que prohíban la venta de este tipo de productos.
Es por eso que como parte de la campaña de Sense about Science, los expertos están lanzando una guía para ayudar a la gente a reconocer lo beneficioso de lo falso en las historias de curas milagrosas, y terapias maravillosas que se promueven.
Tal como señaló el profesor Colin Blakemore, presidente de la Asociación de la Enfermedad de Neurona Motora «el internet, los medios de comunicación y los anuncios han abierto el acceso a todos a una gama enorme de opiniones y declaraciones para mejorar la salud y curar enfermedades».
«Con esta guía intentamos ayudar a los pacientes y sus cuidadores a navegar por lo exagerado, la fantasía y la explotación comercial».
«Y nos ayudará a todos a tomar decisiones sensatas e informadas sobre cómo salvaguardar la salud», expresó el experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.