Fumar y beber alcohol desgastan los huesos

Las fracturas más comunes son las de cadera, que tienen una repercusión en la calidad de vida; muñeca y columna, en la lista

El sedentarismo, la desnutrición, el tabaquismo y el alcoholismo aceleran el desgaste de los huesos, que se genera por un proceso natural de envejecimiento a partir de los 50 años de edad.

Incluso una fractura de cadera llega a ser mortal para una de cada cuatro personas que la padece.

El mayor riesgo de padecer osteoporosis, enfermedad que disminuye la cantidad de minerales en los huesos, lo presentan las mujeres en relación de tres a uno, respecto al hombre.

El problema puede tener origen en factores genéticos y nutricionales, así como en el sedentarismo y la menopausia precoz, periodo en el que disminuyen de manera importante las hormonas denominadas estrógenos.

El tabaquismo reduce la absorción de calcio en el intestino y el alto consumo de bebidas alcohólicas daña el hígado, donde se metaboliza la vitamina D que interviene en la formación de hueso.

Las fracturas más comunes son las de cadera, que tienen una repercusión directa en la calidad de vida del paciente, siguiéndole en importancia las de ‘muñeca’ y columna.

Estadísticamente entre 25 y 35 por ciento de los pacientes con fractura de cadera fallecen en el primer año de vida, por lo que hay que trabajar en la prevención.

Aunque los estudios y la literatura se enfocan más a las causas, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad en mujeres, en un hombre con osteoporosis la mortalidad puede ser más elevada cuando se presenta una fractura.

Apuntó que los reportes señalan que 78 millones de personas padecen osteoporosis, en Estados Unidos, Japón, Latinoamérica y Europa, y de esa cifra 8.9 millones de pacientes van a sufrir fractura y 4.5 millones se van a localizar en Latinoamérica.

Para retrasar ese desgaste se recomienda una nutrición adecuada, actividad física diaria y detección oportuna de enfermedades relacionadas como sobrepeso, obesidad, diabetes, insuficiencia renal crónica y, en el caso específico de las mujeres, el control adecuado de la menopausia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.