El futuro de los restaurantes dependerá de la tecnología

La puerta de un restaurante ya no solo es de madera o de cristal sino que es digital.

El cliente utiliza la tecnología no solo para elegir dónde quiere ir o qué quiere comer, sino que puede recomendar ese restaurante a nuevos clientes, esto es a lo que los expertos denominan «la propina digital», unos vínculos entre restaurantes y comensales que no terminan cuando se sale del local.

Este cambio de concepto tecnológico no quiere decir que los pequeños restaurantes tengan que cerrar sino que convivirán. «El modelo tecnológico permite la convivencia. Hay momentos para disfrutar de las dos horas de los restaurantes para sociabilizar y otros cuando el restaurante va a la oficina para alimentarnos como concepto de gastronomía en movimiento». La clave para los restaurantes será entender que la relación con los clientes es digital.

En el futuro los grandes líderes del sector no serán los restaurantes, sino las empresas tecnológicas, según los entendidos. Quién sabe, quizá Amazon sea un líder de este movimiento gastronómico con camareros que se desplacen en moto y terminen de elaborar el plato en el mismo domicilio. Tecnología y gastronomía en la era digital. Todo un reto para los grandes chefs.