General Motors está libre de deudas, la automotriz devolvió los US$8.400 millones que le prestaron los gobiernos de EE.UU. y Canadá para salir de la bancarrota

La mayoría del dinero se lo proveyó el Departamento del Tesoro estadounidense en 2009, luego de que la compañía se declara en bancarrota, cerrara fábricas y despidiera a 65.000 empleados.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos todavía es accionista mayoritario, con el 60% de las acciones.

El presidente de la compañía, Ed Whitacre, predijo una expansión en la producción y manifestó que se está mejorando a pasos agigantados.

Whitacre también anunció que GM expandirá su producción en la ciudad de Kansas y en Detroit, lo cual es una muestra de que la compañía se está recuperando luego de la catástrofe económica por la que atravesó el año pasado como consecuencia de la crisis financiera mundial.

Larry Summers, uno de los asesores de más alto rango del presidente Barack Obama, señaló que este giro económico no es, en sus propias palabras, un «accidente de la historia», sino «el resultado de las difíciles decisiones políticas» del primer mandatario.

Esta recuperación puede deberse también a las dificultades por las que está atravesado la gigante automotriz japonesa Toyota, que debió retirar del mercado mundial millones de vehículos para su revisión.

Pero no todas son buenas noticias para los fabricantes de autos en Estados Unidos, ya que Chrysler, adquirida por la italiana Fiat, todavía pierde dinero y acciones y debe devolver todo el préstamo que le otorgó el gobierno.

Aunque la compañía informó que para fines de este año habrá nivelado la deuda con sus ganancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.