Google ataca el imperio Microsoft y lanza su propio sistema operativo

google_asalta_mercado_miniportatiles.jpgChrome saldrá al mercado el próximo año y se distribuirá gratuitamente,  está pensado para favorecer el uso de aplicaciones desde la Red

Google lanza el asalto más importante al imperio Microsoft y lo hace al corazón de su negocio, el sistema operativo Windows. Se sabía que iba a intentarlo. Sólo faltaba conocer cuándo. Ayer, la compañía anunció que en 2010 lanzará su propio sistema operativo, el Google Chrome, que, según fuentes de la compañía será distribuido gratuitamente.
En un comunicado, Google asegura que se tratará de un sistema ligero pensado «inicialmente» para los ordenadores miniportátiles (netbooks). Pero la misma nota afirma que estará diseñado para todo tipo de máquinas, incluyendo ordenadores que exijan altas prestaciones.
Para algunos analistas, el hecho de que la empresa presente Google Chrome orientado a los miniportátiles no tiene una explicación técnica. Se trataría de una estrategia de mercadotecnia. La gran implantación de Windows, instalado en el 90% de los ordenadores de sobremesa, dificulta convencer a un fabricante para que venda sus máquinas con otro sistema operativo preinstalado. En cambio, es más fácil empezar con los miniportátiles, un producto reciente, de gran éxito y donde Windows, debido al consumo de recursos que exige, tiene más competencia. El hecho de que sea gratuito ha de favorecer una rebaja del 10% en el precio del ordenador.
Algunos fabricantes han probado vestir sus miniportátiles con Android, el sistema operativo para telefonía de Google. Varios ejemplares de la primera ola de miniportátiles están equipados con Linux. Microsoft ha replicado ofreciendo el descatalogado Windows XP a bajo precio y ha anunciado una versión de Windows 7, que lanzará en octubre, para estas máquinas. El anuncio de Google puede perjudicar seriamente el lanzamiento del nuevo sistema operativo Windows 7, ya que los consumidores pueden retrasar su decisión de emigrar a un nuevo sistema a la espera de ver el rendimiento de Chrome.
Google Chrome estará en código abierto basado en Linux, frente a Windows, que es un sistema propietario. Antes de final de año publicará una beta para que puedan trabajar los programadores y en 2010 llegará al mercado. Que el nombre sea el mismo que el del navegador de Google lanzado el año pasado no es casualidad. Refuerza el mensaje de que en el futuro los programas no residirán en la máquina sino en la web. De esta manera el internauta puede trabajar de forma remota. Este camino descoloca a Microsoft que, amo del sistema que hace trabajar al ordenador, ha tardado en pensar una informática residente en la Red y no embebida en las máquinas.
En el comunicado de la compañía se afirma que «velocidad, sencillez y seguridad son los aspectos clave de Google Chrome. Queremos que sea rápido y ligero, que se ponga en marcha y te conecte a Internet en cuestión de segundos. La interfaz de usuario es mínima ya que la mayor parte de la experiencia de los usuarios tiene lugar en la web. Estamos rediseñando completamente la arquitectura de seguridad que está detrás del sistema operativo de forma que los usuarios no tengan que hacer frente a virus, software malintencionado y actualizaciones de seguridad». La nota asegura que el nuevo sistema quiere ser un programa amigable para un usuario que «no quiere pasarse horas configurando su ordenador para poder utilizar cada pieza de hardware nueva, o tener que preocuparse de constantes actualizaciones de software».
Desde que nació Google, la empresa ha crecido más allá del buscador que está en el inicio de sus éxitos. Compite con la ofimática de Microsoft (Google Docs), con los servicios de correo de Microsoft y Yahoo! (Gmail) y con los sistemas operativos para telefonía móvil (Android), entre otros. Este nuevo paso le permite empaquetar vistosamente todos los servicios que ahora presta en línea. Nadie duda de que la réplica de Microsoft llegará. Trabaja en un nuevo navegador que asuma funciones de sistema operativo. El prototipo se llama Gazelle.
Ambas compañías llevan años mirándose y replicando los lanzamientos de una y otra. Google ha intentado derribar el éxito de Microsoft en terrenos como el correo electrónico (Hotmail), o el navegador, donde Microsoft reina de manera decreciente con Internet Explorer, después de que hundiera a Netscape aprovechando la penetración de Windows y con unas maneras muy habituales en Google: ofrecerlo gratis. A su vez, Microsoft intenta con Bing arañar el predominio del buscador de Google.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.