Google despediría a los empleados que no quieran vacunarse

La vuelta a las oficinas de Google será con un esquema de vacunación completa, según un comunicado enviado por la compañía a sus empleados

La plantilla tenía hasta el 3 de diciembre para comunicar el estado de vacunación o solicitar una exención médica o religiosa que se concederá caso por caso

Alphabet, la empresa matriz de Google ha comunicado a sus empleados que perderán su sueldo ?y eventualmente serán despedidos? si no cumplen con la política de vacunación contra la covid de la compañía, según un documento al que ha tenido acceso el portal económico CNBC.

El memorando distribuido por la dirección imponía a los empleados el deber de comunicar antes del 3 de diciembre su estado de vacunación y tener que subir la documentación que lo demostrara. Los trabajadores, en su defecto, contaban con la opción de solicitar una exención médica o religiosa. La empresa explica en el documento, según la CNBC, que después de esa fecha comenzaría a ponerse en contacto con los empleados que no hubieran subido su estado o no estuvieran vacunados, así como con aquellos cuyas solicitudes de exención no hubieran sido aprobadas.

Aquellos que no hayan cumplido con las normas de vacunación antes de la fecha límite del 18 de enero serán puestos en “licencia administrativa pagada” durante 30 días. Después de eso, la empresa los pondrá en “licencia personal no remunerada” durante un máximo de seis meses. A esta situación le seguirá el despido.

El Gobierno del presidente Joe Biden trata de empujar la vacunación entre la población. En el país, apenas el 60% de la población está vacunada. Estas cifras han ayudado a que la Administración presione a las empresas estadounidenses con 100 o más trabajadores que se aseguren de que sus empleados están totalmente vacunados o se sometan a test periódicos antes del 18 de enero. La justicia federal, controlada por el Partido Republicano, está tratando de frenar estos intentos.

La empresa indicó que tiene previsto seguir la orden de Biden, por lo que Google ha reclamado a sus más de 150.000 empleados que aporten su documentación a la intranet, tanto si piensan acudir a la oficina como si no. “Cualquier persona que entre en un edificio de Google debe estar completamente vacunada o tener un alojamiento aprobado que le permita trabajar o acudir a las instalaciones”, señala la nota de Google, que añade que “las pruebas frecuentes no son una alternativa válida a la vacunación”.

El CEO de la compañía, Sundar Pichai, ya envió a finales de julio pasado ha enviado un correo electrónico a la plantilla en el que les anunciaba que les daba hasta el pasado 18 de octubre para que los trabajadores que teletrabajaban volviesen a sus oficinas en Estados Unidos. Y que se vacunasen para ello.

El repunte de los contagios y la variante ómicron, sin embargo, llevó a Alphabet a dar marcha atrás en sus planes de regreso. La dirección, sin embargo, sí animó a los empleados a seguir acudiendo “cuando las condiciones lo permitan para volver a conectar con los compañeros en persona y empezar a recuperar la memoria muscular de estar en la oficina con más regularidad.”

A finales de noviembre, unos 600 empleados de Google firmaron y difundieron un manifiesto en el que se oponían a los requerimientos de la empresa sobre la necesidad de vacunarse. El texto emitido por la plantilla reclamaba a la dirección que se retractase de la obligación y crease un nuevo mandato que fuese “inclusivo para todos los googlers”, argumentando que la decisión de la dirección “tendrá una gran influencia en la América corporativa”. Pedía, a su vez, que “se opongan al mandato por una cuestión de principios”.