Google Earth ayuda a tribu del Amazonas a proteger sus tierras

Por Howard Cincotta
En 2007, una figura insólita se presentó en la sede principal de la empresa electrónica Google, en Mountain View (California): era el jefe Almir Surui, jefe del pueblo indígena Surui de Brasil. Su misión era ver si Google podía ayudar a su pequeña tribu a proteger sus tierras forestales vírgenes, la Reserva Sete de Setembro, cuya extensión es de unas 250.000 hectáreas en el norte de Brasil. La zona sufría el azote de las talas ilegales y otras amenazas.
Menos de un año después de esa visita, un equipo de Google Earth viajó a Brasil para impartir talleres que dieron al pueblo Surui y a otras tribus locales las destrezas informáticas y herramientas avanzadas de cartografía que había pedido Almir.
“La visión del jefe Almir era mejorar la presencia de la tribu, a nivel cultural y político, a través de las comunicaciones”, dijo la directora de Google Earth, Rebecca Moore, en un blog de Google. “Quiere que su pueblo adopte imágenes digitales, vídeos, blog –maneras de comunicarse y colaborar– que den a sus miembros más jóvenes una entrada en el futuro, así como los medios de capturar y preservar el pasado”.
MAPAS FORESTALES
El software gratuito de Google Earth combina imágenes del espacio, mapas digitales y representaciones en tres dimensiones de terrenos y edificios en todo el mundo y en el espacio. Google Earth, en esencia, permite a los usuarios descender en picado desde el espacio y explorar prácticamente cualquier lugar.
El usuario puede agregar capas de datos y anotaciones a los mapas de Google Earth. Se accede normalmente a esta información a través de íconos que se pueden pulsar y que revelan textos, fotos y hasta vídeos de YouTube.
Almir, por ejemplo, trajo consigo un enorme mapa dibujado a mano, y que había sido elaborado en colaboración con el Equipo de Conservación del Amazonas de Brasil y documentaba los recursos históricos, culturales y naturales de la reserva.
Este proceso, conocido como etnocartografía, se combinó más tarde las imágenes satelitales y digitales de Google Earth.
Trabajando juntos, explicó Moore, “podemos incluir en Google Earth marcadores informativos y fotografías que muestran las aldeas surui, sus cotos de caza, los lugares sagrados y áreas culturales, así como zonas donde han encontrado explotaciones mineras y forestales ilegales”.
Estos datos de Google Earth también pueden dar validez a los planes a largo plazo de los surui para el desarrollo sostenible mediante artesanías, reforestación y el uso de recursos forestales renovables.
INFORMACIÓN Y FACULTACIÓN
La colaboración entre Google Earth y el pueblo Surui sirve de ejemplo del impacto positivo de la combinación de datos e imágenes en conflictos que, de otra manera, permanecen escondidos o son poco conocidos.
“Hemos proporcionado a los surui herramientas para que puedan realizar su propia labor y decidir por sí mismos qué tipo de información quieren y cómo desean presentarla”, dijo Kate Hurowitz, miembro del equipo de capacitación de Google que viajó a Brasil, en una entrevista con América.gov.
“Pueden crear un mapa cultural que explique los acontecimientos históricos y las batallas y que muestre dónde se cultivan valiosas plantas medicinales”, dijo. “Uno puede ver con más detalle la reserva surui pulsando íconos que revelan fotos o vídeo y que relatan la historia de la zona y de los pueblos que viven allí. Pero, el tema de cómo y cuándo publicar su historia es algo que les corresponde a ellos”.
Los mapas e imágenes de Google Earth también pueden vigilar la destrucción de las intrusiones ilegales de madereros, mineros y colonos.
“Gran parte de lo que ocurre hoy sucede en silencio. El hecho de que sus tierras están siendo invadidas”, comentó Vasco van Roosmalen, jefe del Equipo de Conservación de la Amazonía en Brasil. “Los mapas de Google les da a los pueblos indígenas un instrumento para contar su propia historia al mundo y relatarla en una luz positiva”, dijo en un reciente blog.
ACTIVIDADES DE EXTENSIÓN DE GOOGLE
Las actividades de extensión de Google Earth Outreach se iniciaron, en parte, como resultado de una política de la empresa que permite a los empleados dedicar hasta 20 por ciento de su tiempo a cualquier proyecto que les apasiona, según explicó Hurowitz. Una de esas empleadas era Rebecca Moore, ahora gerente de actividades de extensión de Google Earth Outreach, que quería encontrar maneras de utilizar Google Earth para ayudar a organizaciones sin fines de lucro y organizaciones de voluntarios. (Véase “Google quiere conservar su espíritu empresarial sin dejar de crecer”.)
Por ejemplo, Google Earth Extensión está colaborando con el Museo del Holocausto estadounidense para supervisar la situación de los refugiados en Darfur. Colabora también con la Sociedad Zoológica de Londres para llamar la atención a las especies en peligro de extinción.
Por su alianza de formación innovadora con el pueblo surui, Google Earth Outreach fue nombrada por la Embajada de Estados Unidos en Brasil, una entre 11 empresas finalistas para el Premio a la Excelencia Empresarial 2008 que otorga la secretaria de Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.