Gracias a la crisis económica mundial el dióxido de carbono (C02) disminuyo

La crisis financiera mundial ha causado estragos en países de todo el mundo. Bancos han cerrado sus puertas, la industria de la construcción y automovilística se ha tambaleado mientras que el endeudamiento público ha aumentado en todos los países como consecuencia de la contracción de la economía. No obstante un área se ha beneficiado.

El planeta ha registrado una caída sin precedentes de emisiones de gas que producen el efecto invernadero.

Un estudio realizado por la Agencia Internacional de Energía (AIE) indica que las emisiones de carbono originadas por la utilización de combustibles fósiles han tenido una «caída significativa» en el último año. La mayor en las últimas cuatro décadas.

La investigación sobre el impacto de la recesión en el cambio climático será publicada en noviembre. No obstante el diario británico Financial Times publicó una entrevista exclusiva con el jefe del estudio, Fatih Birol, cuyo contenido fue confirmado por la AIE.

Birol indica que el cierre de industrias y los recortes en la producción son la causa principal de la disminución de CO2. No obstante otros factores también han influido, como la paralización de proyectos de construcción de plantas de energía de carbón por la falta de demanda o financiación.

Además la agencia reconoce que las políticas de gobierno para reducir las emisiones de carbono han tenido un impacto significativo, pues estima que un cuarto de la reducción se debe a la implementación de regulaciones a las industrias.

La AIE da como ejemplo tres iniciativas que han repercutido en el medio ambiente: La decisión europea de reducir las emisiones en un 20% para el 2020, la estandarización de las emisiones de CO2 de los autos en Estados Unidos y las políticas de energía de China.

Para Birol esta coyuntura significa una oportunidad que los gobiernos no deben dejar pasar. «Tenemos una nueva situación, con los cambios en la demanda energética y la postergación de muchas inversiones en energía».

No obstante el especialista de la AIE advirtió que todo esto tendrá un significado «si podemos hacer uso de esa ventana de oportunidades única de cara a un acuerdo en (la cumbre de) Copenhagen», donde se discutirá un nuevo tratado para sustituir el acuerdo de Kioto, que expira en 2012.

«Esperamos que un acuerdo envíe señales para que las nueva inversiones vayan hacia una dirección (medioambientalmente) sostenible. Si perdemos esta oportunidad será mucho más costoso -y por lo tanto más difícil- que nunca para traer el sistema de energía mundial a un camino sostenible», señaló.

La AIE informó que un adelanto del estudio será publicado el próximo 6 de octubre, un mes antes de que el documento completo salga a la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.