Hace casi 100 años comenzó la era de los bombardeos aéreos

Italia recientemente afirmó que participará en los ataques aéreos que la OTAN está efectuando contra objetivos en Libia. Con el anuncio surge la sensación de que la historia se repite.

Fue justamente en Libia, hace casi un siglo, donde un piloto italiano realizó el primer ataque aéreo en la historia.

En noviembre de 1911, durante los enfrentamientos entre Italia y las fuerzas leales al imperio turco tomano, el teniente italiano Giulio Gavotti envió una carta a su padre en la que describe cómo ocurrieron los hechos.

«Hoy he decidido intentar arrojar bombas desde mi avión», le dijo a su padre en la misiva.

«Es la primera vez vamos a intentar algo así, y si tengo éxito, me sentiré muy contento en ser el primero en lograrlo».

Poco después, el teniente Gavotti consiguió su objetivo. Desde su endeble avión lanzó una bomba a las tropas que se encontraban en un oasis en pleno desierto, y con ese acto introdujo al mundo la idea de la guerra desde el aire.

Había nacido la era de los bombardeos, lo que también abrió la puerta a todos los horrores que este tipo de práctica traería en el futuro.

El Servicio Mundial de la BBC obtuvo copias de las cartas que envió a casa el teniente Gavotti desde Libia. En ellas se revelan sus pensamientos sobre el bombardeo.

En aquel momento Italia era todavía un país joven, con menos de 50 años de haber logrado su unificación.

«Es la primera vez vamos a intentar algo así, y si tengo éxito, me sentiré muy contento en ser el primero en lograrlo»

Teniente italiano Giulio Gavotti

Era una nación con hambre de conquista. Para entonces el imperio Otomano comenzaba a colapsar y para Italia era una oportunidad para tomar posesión de nuevos territorios, incluyendo territorio en Libia.

Al estallar el conflicto, el teniente Gavotti recibió la orden de ayudar a cargar varias aeronaves a bordo de un barco con rumbo hacia el norte de África.

Una bomba en el bolsillo

Giulio Gavotti se imaginaba que su labor se iba a limitar a realizar misiones de reconocimiento, pero pronto se dio cuenta que se esperaba más de él.

«Hoy llegaron dos cajas llenas de bombas», le escribió a su padre desde Nápoles.»Se espera que las lancemos de nuestros aviones».

«Es muy extraño, nadie nos había dicho nada sobre esto, aún no hemos recibido instrucción alguna de nuestros superiores, así que las estamos subiendo a bordo con mucha precaución».

«Será muy interesante utilizarlas contra los turcos.»

En este enfrentamiento, Italia estaba innovando al llevar aviones al frente de batalla.

Hay que señalar que apenas habían pasado ocho años desde que los hermanos Wright en Estados Unidos lograran realizar el primer vuelo, de apenas pocos metros. La aviación todavía estaba en su infancia.

«Tan pronto como el cielo esté claro, me dirijo a la base y tomo mi avión», escribió Gavotti.

«Al lado de mi asiento puse un pequeño estuche de cuero acolchado donde coloqué las bombas con mucho cuidado. Son bombas pequeñas, de un kilo y medio cada una.

«Puse tres en el estuche que había acondicionado y otra en el bolsillo de mi chaqueta».

Gavotti emprendió así su vuelo con rumbo hacia Ain Zan, hoy un pueblo al este de Trípoli, al que describió como un pequeño oasis en el desierto.

En el lugar esperaba encontrar combatientes árabes y tropas turcas, que se habían aliado para contrarrestar a las fuerzas italianas.

Elogios de la prensa

En una de de las cartas, cedidas a la BBC por su nieto, Paolo de Vechhi, el teniente da cuenta del ataque.

«Luego de un rato de vuelo, logro distinguir una mancha oscura sobre el terreno. Es el oasis. Con una mano sigo pilotando el avión, mientras que con la otra coloco una de las bombas sobre mis piernas».

«Estoy listo. El oasis está como a un kilómetro de distancia, puedo ver con claridad el campamento árabe».

«Tomo una de las bombas con mi mano derecha, quito el dispositivo de seguridad y la arrojo, evitando golpear al ala del avión».

«La veo caer por unos segundos hasta que desaparece. Luego de un instante veo un pequeña nube negra en medio del campamento.»

«¡Le dí al blanco!»

«Con las otras dos no tengo tanto ningún éxito. Me queda una, la lanzaré luego en un oasis cerca de Trípoli».

«Regreso muy contento con el resultado. Voy directamente a informarle al general Caneva. Todos están satisfechos».

A su regreso a Italia, la prensa nacionalista informó complacida de los hechos.

Con las pequeñas bombas arrojadas, lo más probable es que el teniente Gavotti haya causado pocas, o ninguna baja entre las tropas enemigas. Sin embargo, el ataque solitario en ese polvoriento oasis libio demostró por primera vez que era posible llevar a cabo ataques desde un avión.

Y los muchos bombardeos que le seguirían, como los de Guernica, Dresde o Hiroshima, serían más devastadores y cobrarían muchas más vidas que lo que el joven piloto italiano hubiese podido imaginar alguna vez.

Cómo la guerra tomó vuelo

  • Diciembre 1903 – El primer vuelo realizado por los hermanos Wright en su avion «Kitty Hawk» en Carolina del Norte.
  • Abril 1909 – Wilbur Wright realiza una demostración en un avión biplano cerca a Roma y entrena a un piloto italiano.
  • Enero 1910 – El ejército estadounidense practica ataques aéreos con bolsas de arena, simulando bombas reales.
  • 15 de Octubre 1911 – Nueve aviones de un «Batallón Especial Italiano» y 11 pilotos llegan a Libia.
  • 1 Noviembre 1911 – Gavotti lanza cuatro bombas de 1.5kg en Ain Zara.
  • 4 Marzo 1912 – Gavotti vuela en la primera misión de noche

Fuente: www.century-of-flight.net y www.finn.it


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.