Hay una nueva esperanza para las personas con lesión medular crónica

Un total de 17 personas ya han recibido la primera dosis y 12 de ellas han completado la pauta de este fármaco

El Hospital Puerta de Hierro de Madrid ya ha iniciado el tratamiento en pacientes con la terapia celular NC1, pionera en Europa e indicada en el tratamiento de lesiones medulares crónicas y clínicamente incompletas, secundarias a daño vertebral dorsal o lumbar de origen traumático.

Este medicamento, desarrollado de forma íntegra en este hospital público madrileño, es el primero de terapia avanzada y fabricación no industrial autorizado para su uso hospitalario por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) en España.

Se estima que de aquí a junio de 2022 el Hospital Puerta de Hierro tratará a un total de 40 personas con la pauta completa de este medicamento, de acuerdo con lo establecido en las condiciones de autorización de la Aemps. El objetivo es ir aumentando el número de candidatos cada año, de forma progresiva y siempre de acuerdo con unos resultados clínicos que mantengan un balance favorable de riesgo/beneficio.

Hasta la fecha, la Unidad de Terapias Avanzadas (UTA) de la región ha recibido un total de 78 solicitudes para este tratamiento, 42 de ellas procedentes de otras comunidades autónomas. Tras completar las evaluaciones pertinentes y confirmar que la persona es candidata a la terapia, ésta recibe el tratamiento y, además, se le incluye directamente en un programa de seguimiento multidisciplinar a largo plazo. Este tiene como objetivo la generación de evidencia adicional sobre la eficacia y seguridad del fármaco ya que, a día de hoy, todavía es muy pronto para ofrecer resultados sólidos de eficacia en práctica clínica real.

¿Cómo se emplea?

El Hospital La Princesa también participa en la evaluación y seguimiento de estos pacientes gracias a un convenio de colaboración firmado entre ambos centros. La incorporación a la actividad asistencial de esta innovadora terapia, pionera en Europa, es el resultado de más de 20 años de investigación y desarrollo clínico bajo la dirección del doctor Jesús Vaquero –jefe del Servicio de Neurocirugía fallecido en 2020–, que han culminado con éxito gracias al apoyo de la Comunidad de Madrid, la Fundación Mapfre, la Fundación Rafael del Pino y la Asociación Apynme.

El tratamiento con esta terapia se divide en dos fases. En la primera, se procede a la extracción de células madre mesenquimales del propio paciente a través de una punción de médula ósea. Posteriormente, estas son tratadas en una sala de producción celular (Sala Blanca), donde se cultivan y expanden hasta obtener la dosis necesaria para comenzar con el proceso. En una segunda fase se administra la terapia a través de una inyección en el líquido cefalorraquídeo o en el lugar exacto de la lesión medular.

Hoy en día, se ha administrado la primera dosis del NC1 a un total de 17 pacientes, nueve de los cuales son de Madrid y los ocho restantes de otros puntos de España. De acuerdo con la ficha técnica, tienen que pasar tres meses entre la administración de la primera y la segunda dosis. En este sentido, de todos los que han comenzado el tratamiento, 12 ya han recibido la pauta completa. Hasta el momento, todos lo han tolerado bien y no se han observado reacciones adversas graves en ninguno de ellos.