Hay una técnica precisa y específica para detectar el cáncer de vejiga

resizerMás precisa y menos invasiva. Así es la nueva estrategia desarrollada por un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.) que podría detectar el cáncer de vejiga con mayor precisión y sensibilidad que los métodos de endoscopia estándar.

(La endoscopia es un procedimiento en el que los cirujanos utilizan un instrumento equipado con una lente para ver el interior del paciente).

En concreto, han identificado una proteína conocida, CD47, como una diana para las técnicas de imagen molecular que permite distinguir el cáncer de vejiga de tejidos benignos. En el futuro, esta técnica podría mejorar la detección de cáncer de vejiga, además de hacer que la cirugía sea más precisa y reducir el número de biopsias innecesarias; es decir, mejorar la calidad de vida de los pacientes de cáncer. El trabajo se publica en «Science Translational Medicine».

Actualmente la detección del cáncer de vejiga se realiza a través de un procedimiento llamado cistoscopia, una endoscopia en la vejiga. Posteriormente los cirujanos extirpan el tejido canceroso mediante la biopsia.

Agresivo

Pero el cáncer de vejiga, debido a que posee una de las tasas de recidiva más elevadas, debe ser monitorizado de cerca. Ello obliga a que las imágenes de la cistoscopia sean al mismo tiempo muy sensibles (capaz de detectar el cáncer) y específica (capaz de distinguir entre tumores benignos y cancerosos) para poder extirpar el tejido canceroso en una fase temprana y evitar la invasión del músculo, que puede requerir la eliminación completa de la vejiga. Sin embargo, la cistoscopia estándar carece de esta sensibilidad y especificidad, sobre todo para aquellos tumores que aparecen planos y se mezclan con la vejiga.

«Nuestra motivación es mejorar el diagnóstico óptico del cáncer de vejiga. La imagen molecular ofrece la posibilidad de detectar el cáncer en tiempo real a nivel molecular durante la cistoscopia diagnóstica y la extirpación del tumor», señala Joseph Liao, uno de los autores del trabajo.

Infalamación

Muchos tratamientos para el cáncer de vejiga irritan la vejiga y causan inflamación y, aunque esto puede ayudar a eliminar el cáncer, hace que la detección de tumores recurrentes sea más difícil porque las lesiones cancerosas y la inflamación parecen muy similares. Ello obliga a una biopsia, a pesar de que en muchas ocasiones sería innecesaria.

Para mejorar la especificidad en la formación de imágenes, los investigadores necesitaban algo que pudiera distinguir las células cancerosas de las células benignas. Necesitaban una diana y han encontrado CD47, una proteína de superficie de la célula que indica el sistema inmunológico no matar a la célula. La mayoría de las células la producen, pero las tumorales fabrican mucha más cantidad que las células normales.

Los investigadores pensaron que era una buena diana. Para probar su hipótesis añadieron una molécula fluorescente a un anticuerpo que se une a CD47. Los anticuerpos modificados se introdujeron en las vejigas intactas, que habían sido extirpadas quirúrgicamente de pacientes con cáncer de vejiga invasivo. Debido a que las vejigas estaban en buenas condiciones, los métodos de imagen del estudio reflejan el proceso que un urólogo podría utilizar con un paciente real.

Adiós a la biopsia

Los investigadores realizaron biopsias de 119 muestras de tejido de 26 vejigas. Eliminaron 35 regiones de tejido fluorescente de color rosa (cancerosas) y 84 regiones de tejido que no lo hicieron (no cancerosas). Después enviaron las muestras a un especialista que desconocía los resultados que las analizó. De esta forma vieron que sensibilidad en la detección del cáncer era del 82,9%, y la especificidad del 90,5%.

Los autores cree que este nuevo método se añadirá a las técnicas ya existentes y puede ayudar a evitar biopsias innecesarias.