Identifican efectos antidepresivos de la hormona grelina vinculada a la sensación de hambre

_44750524_16hambre300.jpgAltos niveles de una hormona que afecta el apetito en los seres humanos podría tener un efecto antidepresivo, sugiere un estudio estadounidense.
El bloqueo de la llamada hormona grelina es un tratamiento que está siendo investigado para la pérdida de peso, pero también puede dar lugar cambios imprevisibles en el humor.
Los investigadores comprobaron que ratones con elevados niveles de esta hormona mostraron menos signos de depresión y ansiedad.
Expertos dicen que la idea es interesante pero que aún necesita ser investigada.
La hormona grelina es liberada por el estómago vacío en el torrente sanguíneo antes de llegar al cerebro, donde se produce la sensación de hambre.
Un medicamento capaz de cancelar los efectos de esta hormona podría ser útil para ayudar a aquellos que comen poco, como los enfermos de cáncer, pero también a aquellos que comen de más, dicen los expertos.
En este último estudio, el Dr. Jeffrey Zigman y su equipo restringieron la alimentación durante 10 días a ratones de laboratorio cuadruplicando así sus nieles de esta hormona.
De este modo, observaron que en comparación con los ratones que comían todo lo que querían, estos tenían menos niveles de ansiedad cuando fueron sometidos a pruebas de comportamiento en laberintos.
Pero el equipo también descubrió que algunos ratones son genéticamente incapaces de responder a esta hormona, ya que cuando se les dejó de alimentar regularmente no experimentaron este efecto antidepresivo.
Tampoco experimentaban este efecto antidepresivo cuando se indujo a los ratones a situaciones de estrés para elevar la liberación de grelina.
Se trata de ratones que al no responder a esta hormona sufren mayores síntomas de depresión que un ratón normal.
Nuestros hallazgos en ratones sugieren que el estrés crónico aumenta los niveles de la hormona grelina, y que los comportamientos asociados a la depresión y la ansiedad disminuyen con este aumento» dijo el Dr. Zigman, investigador del Centro Médico Suroeste de la Universidad de Tejas.
«Un desafortunado efecto secundario, sin embargo, es el aumento de consumo de comida y del peso corporal», añadió.
Las conclusiones de este estudio tendrían sentido desde un punto de vista evolutivo, dado que nuestros antepasados cazadores-recolectores tendrían más posibilidades de sobrevivir si se mantenían calmados en tiempos de hambruna y ser más efectivos a la hora de hallar alimento.
Los investigadores ahora indagan en el efecto antidepresivo de la hormona en condiciones tales como la anorexia.
El profesor Stephen Bloom, experto en regulación del apetito en el Imperial College London, dijo que es razonable pensar que la hormona tiene un impacto en el comportamiento más allá del hambre.
Pero añadió que aún es necesario investigar más para confirmar que puede repercutir en el humor.
«La función del grelina en el sistema digestivo y en el cerebro posiblemente es completamente diferente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.