Imágenes de la sonda LRO revelaron la existencia de una zona volcánica en la cara oculta de la luna

 Una sonda de la NASA dedicada al estudio de la Luna ha descubierto una zona volcánica en la cara oculta de nuestro satélite natural.

Científicos creen que esta pequeña provincia pudo haber sido creada por el florecimiento de magama silíco. Su inusual ubicación y la sorprendente composición de lava pueden ofrecer nuevas pistas sobre la historia de la Luna.

En este ‘punto caliente’ hay una concentración de torio radiactivo que está entre dos antiguos y grandes cráteres, bautizados como Compton y Belkovich, que fue detectada por un espectómetro de rayos gamma en 1998. Esta ‘anomalía’, como se la denominó entonces, se ve como un ‘ojo de buey’ cuando los datos del espectómetro se colocan sobre un mapa, con la mayor densidad de torio en su centro.

Las observaciones recientes, realizadas por la LRO, han permitido a los científicos distinguir los rasgos de los volcanes en el centro de ese “ojo de buey”. Y se trata de un vulcanismo silícico mucho más raro del que ya se conocía en la Luna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.