¿Por qué los rusos tienen que viajan al extranjero para inmunizarse contra el covid 19?

La vacuna rusa Sputnik V no está reconocida en el extranjero, por lo que el turismo de vacunas está ganando impulso en Rusia. DW averiguó quién organiza los viajes y por qué los rusos salen de su país para inmunizarse.

No está claro si la vacuna rusa Sputnik V será aprobada en Occidente en el futuro. Este hecho dificulta la vida a bastantes rusos, porque para acceder a muchos países se debe certificar haber sido inoculado con una vacuna aprobada por la UE. Pero no solo los amantes del turismo se ven afectados, sino también los ciudadanos rusos que viajan al extranjero por motivos laborales o familiares. Sin un certificado de vacunación, en algunos países ni siquiera se puede cenar en un restaurante o registrarse en un hotel.

En abril, algunos europeos viajaron a Rusia para vacunarse con Sputnik V. En ese momento, las tasas de incidencia en los países de la UE eran altas y las vacunas solo estaban disponibles para personas de alto riesgo por la edad, el estado de salud o el trabajo. En Rusia, sin embargo, la Sputnik V era gratuita y se podía conseguir rápidamente. Sin embargo, la situación se invirtió en septiembre: la demanda de viajes para vacunarse en Rusia cayó, y los rusos comenzaron a interesarse por las vacunas en Europa.

Serbia, popular entre turistas rusos de vacunas

«En septiembre, los clientes habituales de algunas empresas de viajes se dieron cuenta de que el proceso de aprobación de Sputnik V se estaba prolongando demasiado, por lo que pidieron a las empresas que les ayudaran a obtener acceso a una vacuna aprobada por la OMS», dijo Maja Lomidze, gerente de la Asociación de Operadores Turísticos Rusos. Así surgió el turismo de vacunación. Junto con socios extranjeros, las empresas comenzaron a organizar viajes a países donde los extranjeros podían vacunarse.

En la actualidad, un turista ruso solo puede vacunarse en tres países europeos: Serbia, el país más popular, seguido de Croacia y Grecia. Y si bien los organizadores planificaron entre 10 a 20 viajes de vacunación por mes en septiembre, a fines de octubre recibían entre 10 y 20 peticiones diarias.

Vacunas para rusos, también en Alemania

Según Iwetta Verdija, del turoperador ruso BSI Group, hay varias razones por las que los viajes de vacunación son tan populares en este momento: «Quien sea inoculado con una vacuna aprobada por la OMS o los países de la UE tiene muchas oportunidades de viajar a países europeos. Algunos quieren poder visitar a sus padres mayores en Europa, otros tienen hijos allí o están constantemente de viajes de negocios. No pueden hacerse tests cada tres días para ir a un restaurante».

El Group BSI también ofrece a rusos viajes de vacunación a Alemania. Sin embargo, son más caros y difíciles de obtener. Maja Lomidze dice que la vacunación sola costaría entre 500 y 800 euros en Alemania, más el intérprete, alojamiento, etc. Más caro que en Serbia, por ejemplo.

«Poder viajar por el mundo con facilidad»

El moscovita David Afanasiadi tuvo la «oportunidad de vacunarse» durante un viaje de negocios a Niza, donde se inoculó con BionTech/Pfizer. Aún tenía visa de turista prepandémica y una invitación de negocios para entrar al país: «No tiene sentido hablar de confiar en esta o aquella vacuna. No soy médico. Pero quería inocularme con una vacuna muy reconocida para poder viajar por el mundo con facilidad».

El médico Saur Mugutdinov, de San Petersburgo, llegó a Austria para realizar una pasantía. En Rusia ya había recibido dos dosis de Sputnik V y en Austria una dosis Johnson & Johnson. Desde entonces, intenta persuadir en las redes sociales a antivacunas para que se inmunicen: «Hay movimientos antivacunas en todas partes, pero solo aquí se ha generalizado. Casi la mayoría de la población está en contra de las vacunas, nunca había visto algo así antes», dijo Saur sobre la situación en su país de origen.