India es para América Latina la nueva China

Con un crecimiento de entre 6,5% y 8% en la última década y una población de más de mil millones de habitantes, India tiene el potencial para ocupar una función hasta ahora reservada a China en las economías de América Latina y el Caribe, según un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Así como el surgimiento de China como protagonista ha transformado a las economías de América Latina y ha abierto un gran mercado para las exportaciones, especialmente de productos básicos, el avance del nuevo gigante asiático puede tener un impacto profundo, tanto en el comercio y las inversiones como en los bienes y servicios, dice el autor del estudio, Mauricio Mesquita Moreira, economista del sector de Comercio e Integración del BID.

«India no tiene manera de satisfacer su demanda con producción interna», dijo Moreira. «América Latina tiene recursos naturales que la India necesita para crecer y prosperar».

Según el economista, al igual que pasó en China, esta abundancia de la oferta en América Latina, en combinación con la creciente demanda en India, serían más que suficientes para impulsar una gran expansión en el comercio bilateral.

«India se verá obligada (a ampliar el comercio bilateral), así como le ocurrió a China. En el caso de China, (pasó) no porque hiciéramos mucho esfuerzo, sino porque ellos necesitaban (las materias primas)», dice.

Sin embargo, a diferencia de la relación con China, la asociación entre América Latina e India todavía tiene que materializarse y enfrenta problemas.

Hasta 1999, el volumen del comercio de América Latina con China e India era similar y, en ambos casos, casi insignificante. Desde el año 2000, sin embargo, el comercio bilateral con China se ha disparado, mientras que el comercio con la India no ha evolucionado.

Los datos recogidos en el estudio del BID muestran que en 2007 China representaba una cuota del 6,3% del comercio total de América Latina, mientras que la India representaba el 0,6%.

«El comercio con India todavía es pobre», dice Moreira. «Ha habido alguna evolución. El IBSA (grupo que reúne a la India, Brasil y Sudáfrica) es un avance importante. El acuerdo con el Mercosur es un paso. Pero aún no es suficiente».

Según el economista, a menos que incluyan un mayor número de países y productos, tales acuerdos no bastan para resolver el problema.

Según el informe, un crecimiento del 1% en el PIB (Producto Interno Bruto) de China genera un aumento de 2,4% en las exportaciones latinoamericanas. En cuanto a la India, cada 1% de incremento del PIB se traduce en un 1,3% más en las exportaciones de América Latina.

Moreira dice que las tarifas impuestas a las exportaciones latinoamericanas a India, especialmente en la agricultura son «casi prohibitivas». Los aranceles sobre las exportaciones indias a América Latina también son altos.

Por otra parte, el comercio bilateral aún se enfrenta a barreras no arancelarias y altos costos de transporte.

Según el economista, a pesar de las frecuentes declaraciones de compromiso con el comercio bilateral y la integración, los gobiernos de ambas partes aún no han tomado medidas para superar los obstáculos más graves.

«El potencial sería mucho mayor si tanto América Latina como India tuvieran un discusión más seria de los problemas y una actitud más proactiva», dice Moreira.

Un aumento en el comercio bilateral, dice el economista, llevaría a la consolidación de un «círculo virtuoso», con más incentivos para la cooperación entre dos regiones con una renta per cápita y patrones de producción similares y, por tanto, una gran oportunidad para intercambiar conocimientos y actuar en conjunto en cuestiones de reglamentación mundiales.

Aparte de las oportunidades en el comercio, hay un gran potencial en el área de inversión, señala Moreira. El estudio cita ejemplos de algunas posibles inversiones para Brasil en India como las empresas conjuntas entre Petrobras y la india ONGC para la exploración de gas, y entre Marcopolo y Tata Motors para la fabricación de autobuses.

Brasil es el mayor socio latinoamericano de India y, de acuerdo con Moreira, la cooperación bilateral es un ejemplo para el resto de la región.

Desde 1990 hasta 2008, Brasil e India han firmado 23 acuerdos y memorandos de entendimiento en diversas áreas.

Sin embargo el analista afirma que los memorandos de entendimiento, que son versátiles y generalmente no requieren la aprobación del Congreso, no suelen incluir objetivos claros y obligatorios, como las fuentes de financiación, lo que puede llevar a años de retraso en su ejecución o incluso a la falta de aplicación.

«Estas experiencias sugieren que la cooperación bilateral se beneficiaría de un entorno institucional más fuerte», dice el informe.

Otro problema, según Moreira, es la falta de datos precisos para determinar objetivamente el impacto de estos acuerdos bilaterales.

El economista menciona también el hecho de que la «asociación Sur-Sur» entre Brasil y India es pragmática y que, aunque ambos países han estado en el mismo lado en el mundo de diversas instituciones políticas y económicas, también hay diferencias importantes.

El estudio argumenta que este tipo de asociación, en la que los países evitan comprometerse basándose en la ideología y prefieren la búsqueda de resultados, «parece ser la mejor manera de disfrutar de las mejores oportunidades y maximizar los beneficios de la cooperación entre América Latina e India».

Si bien representa una gran oportunidad para el comercio y la inversión, la aparición de India también supone desafíos para América Latina, especialmente en lo que respecta a la exportación de bienes manufacturados.

Según el informe del BID, los gobiernos de América Latina deben prever un escenario en el que India se convertirá, como China, en un importante exportador de productos manufacturados, aumentando las dificultades de los países de la región para competir en este sector.

Según el estudio, eso no hace más que aumentar la urgencia de una agenda que resuelva las deficiencias de América Latina en términos de educación, acceso al crédito, inversiones en ciencia y tecnología e infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.