Infiel

Una mujer estaba en la cama con su amante cuando oyó al marido abrir la puerta principal.

-Rápido -le dijo- quédate de pie en el rincón.

Luego le untó rápidamente aceite de bebé por todo el cuerpo y lo espolvoreó con talco.

-No te muevas hasta que yo te lo diga -le susurró- y simula que eres una estatua.

-¿Qué es esto amor? -le preguntó su esposo cuando entró al cuarto.

-Ah, es una estatua -le contestó ella- Los Rodríguez compraron una para su dormitorio, y me gustó tanto que compré una para nosotros.

Nada más se dijo acerca de la estatua.

Alrededor de las dos de la mañana, el marido se bajó de la cama, fue a la cocina y regresó con un sándwich y un vaso de leche.

-Toma -le dijo a la estatua- come algo. Yo estuve de pie como un idiota 3 días en la casa de los Rodríguez y nadie me ofreció ni un vaso de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.