Iniciar terapia hormonal temprano eleva riesgo de cáncer mamario

Antes del 2002 los médicos recetaban ampliamente terapias de reemplazo hormonal para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y osteoporosis luego de la menopausia

Las mujeres que comienzan la terapia de reemplazo hormonal (TRH) cuando empiezan a atravesar la menopausia corren más riesgo de sufrir cáncer de pecho que aquellas que inician la medicación más adelante, informaron investigadores.

Los resultados, publicados en Journal of the National Cancer Institute, ayudan a responder la persistente inquietud sobre quiénes corren o no más riesgo de padecer efectos colaterales de la TRH.

El estudio realizado con más de 1 millón de mujeres británicas mostró que aquellas que esperaban cinco años o más para tomar TRH corrían un riesgo levemente mayor o nulo de desarrollar cáncer de mama. Pero aquellas que empezaban cuando se iniciaba la menopausia presentaban un 43 por ciento más de riesgo.

«En este estudio amplio hallamos mayores riesgo de cáncer de pecho si el uso de la terapia hormonal comenzaban antes o apenas después de iniciada la menopausia que después de un lapso mayor», escribió el equipo de la doctora Valerie Beral, de la Oxford University de Gran Bretaña.

«Y este patrón de riesgo se observó con diferentes tipos de terapia hormonal, entre las mujeres que usaban la terapia tanto por períodos cortos como breves, y también en las mujeres delgadas y en aquellas con sobrepeso y obesidad», añadió.

Los resultados se parecen a los de Women’s Health Initiative efectuado en Estados Unidos, el estudio que reveló que las mujeres que tomaban TRH justo en la menopausia corrían un 41 por ciento más riesgo de desarrollar cáncer mamario que aquellas que esperaban, señalaron los doctores Rowan Chlebowski, del Instituto de Investigación Biomédica de Los Angeles, y Garnet Anderson, del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

Pero en un comentario sobre los resultados, Chlebowski y Anderson indicaron que sucede lo contrario en el caso de la enfermedad cardíaca: las mujeres que comienzan la TRH antes corren menos riesgo que aquellas que esperan para iniciar la terapia hormonal.

Antes del 2002 los médicos recetaban ampliamente terapias de reemplazo hormonal para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y osteoporosis en las mujeres, dos condiciones que aumentan drásticamente luego de la menopausia, tanto como los incómodos sofocos.

Pero el estudio Women’s Health Initiative reveló que la TRH incrementaba el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y cáncer mamario.

Desde entonces, las ventas de las terapias se desplomaron. En el 2001, más de 16 millones de mujeres estadounidenses tomaban alguna píldora de TRH, mientras que en el 2009 sólo lo hacían 6 millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.