En Japón crearon un corazón con células madre para pruebas médicas

base_image (2)Para crear el pseudo-corazón, se combinaron células miocárdicas y células iPS, capaces de generar la mayoría de tejidos

Investigadores de la Universidad de Osaka, en el oeste de Japón, han creado un corazón utilizando células madre pluripotentes inducidas (iPS) -capaces de generar la mayoría de los tejidos- con el fin mejorar el estudio de los efectos secundarios de los medicamentos, informó el diario Asahi.

Para crear el corazón, los científicos combinaron células miocárdicas y otras células iPS humanas con una técnica genuina, como parte de su programa de estudio para utilizar este tipo de células madre para desarrollar fármacos.

Para el estudio in vitro de los efectos secundarios adversos que producen en el corazón determinados anticancerígenos, hay que crear un entorno similar al del interior del cuerpo humano.

Las técnicas convencionales empleadas hasta ahora para reproducir el corazón, que posee una estructura tridimensional, han hecho uso de fuerza centrífuga para apilar las células, por lo que las células resultan dañadas durante el proceso.

El equipo de la Universidad de Osaka, liderado por el profesor de biociencia Mitsuru Akashi, ha solucionado el problema al desarrollar una técnica para apilar las células en ciertos lugares mediante filtros menos agresivos.

Utilizando este método, los investigadores lograron reproducir con éxito el tejido del pseudo-corazón combinando proteínas en células iPS que se desarrollan en el músculo cardíaco y los vasos sanguíneos, a las que apilaron en 10 capas.

Cuando expusieron el tejido a un fármaco anticancerígeno, observaron que la frecuencia de los latidos del corazón artificial se mantuvo prácticamente sin cambios, incluso cuando la concentración del agente era 50 veces superior a la normal.

Según los investigadores, el efecto adverso del agente podría reducirse drásticamente, dado que las células del corazón reproducido artificialmente interactúan unas con las otras de una forma compleja, similar a la de un corazón real.

El equipo de la Universidad de Osaka indicó que continuará trabajando para mejorar el corazón artificial y emplearlo en los estudios sobre los efectos secundarios de medicamentos.