La adicción al celular es una enfermedad muy peligrosa

Dolor de cuello, inflamación de dedos o accidentes automovilísticos pueden ser consecuencia del uso desmedido de los teléfonos inteligentes

Ya sea en el metro, en la sala de espera del consultorio médico, en una reunión o en un restaurante, la escena es la misma: siempre hay alguien que está revisando y manipulando con sus dedos la pantalla de su teléfono inteligente para verificar qué es lo que está pasando en el mundo, ya sea a través de las redes sociales, los mensajes de texto o los correos electrónicos.

Esta actitud compulsiva de revisar el celular a cada oportunidad ha ido en aumento en los últimos años y según recientes estudios realizados por la consultora Pew Internet & American Life Proyect, 51% de los usuarios asegura que sería muy difícil renunciar a sus teléfonos celulares.

Tomando en cuenta este panorama sería necesario cuestionarse acerca de las afectaciones que pueden derivarse ante el uso desmedido del celular.

Al mantener la cabeza agachada para ver la pantalla del teléfono se puede generar un daño en las vértebras cervicales que con el tiempo derivaría en problemas de la espalda y la columna vertebral, ya que se está manteniendo una postura que no es natural en el ser humano. Lo mismo pasa si la persona se encuentra acostada revisando su celular.

Otra afectación se puede observar en las manos, especialmente en los pulgares, pues al ser estos los que más se usan para escribir en los teclados o pantallas de los teléfonos, se tiende a forzarlos, entonces se pueden dar problemas de tensión y con el tiempo, las articulaciones se pueden desgastar o inflamar, provocando artritis.

Los problemas en el cuello y la espalda también se pueden presentar cuando una persona pasa largas horas hablando, ya que ésta ladea la cabeza y muchas veces suele sujetar el aparato con la oreja y el hombro.

Se recomienda evitar aquellas posiciones en las que se exageren las curvas fisiológicas de la columna vertebral y los rangos normales de movimiento de las articulaciones. Es pertinente tener descansos realizando Dolor de cuello, inflamación de dedos o accidentes automovilísticos pueden ser consecuencia del uso desmedido de los teléfonos inteligentes estiramientos de las zonas más fatigadas, darse un masaje suave con pelotas de goma en las zonas en que haya molestia o aplicarse compresas de calor.

A finales de mayo pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado en el que dio a conocer que el uso del celular fue enlistado en la misma categoría de riesgo cancerígeno en la que se encuentran el plomo y el cloroformo. Aunque la OMS dejó en claro que aún no se han realizado suficientes estudios a largo plazo para llegar a una conclusión acerca de la radiación de los teléfonos celulares, hay suficientes datos que muestran una posible alteración que debe ser advertida al consumidor.

A este tipo de afectaciones físicas se suman aquellas que se derivan de los accidentes automovilísticos, ya que las distracciones por revisar el celular, responder un mensaje o navegar en las redes sociales, son factores de riesgo originados por esa manía de revisar el celular a cada momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.