La apnea del sueño acelera el envejecimiento y tratarla lo revierte

El mayor obstáculo en las terapias contra esta condición es la baja adherencia al tratamiento.

La apnea del sueño es el trastorno del sueño más común: afecta a alrededor de un 4% de los adultos en todo el mundo. Y, desde hace tiempo, se sabe que se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades como hipertensión, ataque cardíaco, ictus o diabetes. Ahora, un equipo de científicos ha encontrado que también provoca un envejecimiento prematuro.

Aceleración epigenética de la edad

Según explican estos autores en un artículo publicado en el medio especializado European Respiratory Journalen este caso la aceleración del envejecimiento se mide a través de un análisis genético. La condición en la que la edad ‘biológica’ obtenida de este modo sobrepasa la edad cronológica se llama ‘aceleración epigenética de la edad’.

Hay muchos factores que provocan este fenómeno, como el consumo de tabaco, una dieta deficiente o la exposición a la contaminación. Es muy común en la cultura occidental, de hecho.

Pues, atendiendo a este criterio, los investigadores han concluido que la apnea del sueño es uno de estos factores. La metodología para llegar a tal resultado es sencilla: reclutaron a 16 adultos no fumadores con un diagnóstico de apnea obstructiva del sueño y compararon sus test genéticos con los de ocho participantes de un grupo de control.

Efectivamente, los pacientes con apnea del sueño mostraban una mayor aceleración epigenética de la edad que sus homólogos del grupo de control. Los autores hipotetizan que la causa de esto serían unos niveles más bajos de oxígeno en sangre durante el sueño y las interrupciones frecuentes del descanso que son propias de la condición.

El tratamiento disminuye el desajuste

Sin embargo, lo sorprendente es que aparentemente atajar el problema podría revertir estos efectos negativos. Específicamente, los investigadores trataron a los pacientes con apnea del sueño empleando una de las terapias más habituales (presión positiva continua en la vía aérea) durante un año y repitieron las mediciones tras ese plazo.

Los pacientes que se adhirieron correctamente al tratamiento marcaron entonces una menor aceleración epigenética de la edad, aunque aún no alcanzaban los niveles del grupo de control. Con todo, esto sugiere que el desajuste es al menos parcialmente reversible empleando esta estrategia.

Se trata de unos resultados que inciden en la importancia de tratar la condición, no sólo para mejorar la salud en general sino para mejorar la calidad de vida a nivel global de los pacientes. Los autores subrayan, en este sentido, que el gran obstáculo en este sentido es la adherencia al tratamiento, que implica la colocación de un aparato especial en las vías respiratorias durante el sueño: por ello, es muy importante que sean los propios afectados los que tomen conciencia de los beneficios.