La arena de las playas es un cultivo de bacterias peligrosas

myoca3n59xfcat5gz1tcajt5ar2caisdlwgcauk293ica090cv9cal32t9ccah2ucfccabra118cab9nouacao5rqzpcatst1nwcasd0wapcacaa48dca95ps01cap9ekp4ca27m2tc.jpgPiense en esto la próxima vez que se le ocurra nadar en el Atlántico.

Un estudio de una estudiante de posgrado sugiere que los que van a las playas en el sur de la Florida, y pasan un tiempo considerable en la arena húmeda y la orilla del mar, corren un riesgo mayor de enfermarse que los que no lo hacen.

El nuevo estudio de la estudiante de doctorado de la Universidad de la Florida, Tonya Bonilla, muestra concentraciones más altas de bacterias en la arena seca que en la húmeda y en el agua de la orilla de la playa. Sin embargo, el estudio sugiere que mientras más tiempo pasa la gente caminando por el agua de poca profundidad, mayores son las posibilidades de que pudieran mostrar síntomas de una enfermedad gastrointestinal.

Bonilla admitió que el estudio es sólo un primer paso en sus resultados.

»Está abriendo las puertas», dijo.

La estudiante de doctorado dijo que la meta de su reporte es producir estudios futuros sobre cómo es que la arena húmeda puede presentar riesgos de salud para las personas que pasan mucho tiempo en el mar.

Los expertos locales dicen que ya han cubierto el problema. El Departamento de Salud de la Florida analiza las aguas costeras todas las semanas en busca de niveles peligrosos de bacterias, algunas de las cuales pueden provenir de las deposiciones de gaviotas. Esas deposiciones se consideran señal de condiciones potencialmente insalubres en las aguas costeras.

Si se encuentra que el agua no es segura, la agencia publica advertencias por Internet o alerta a los medios de prensa. Sin embargo, las advertencias son raras.

En Broward, las pruebas en busca de niveles potencialmente peligrosos de bacteria a lo largo de la orilla del mar también son frecuentemente satisfactorias.

»La mayoría de las veces nuestras playas están bastante bien», declaró Howard Rosen, administrador ambiental del Departamento de Salud del Condado Broward.

En el Condado Miami-Dade, el departamento de salud envía una advertencia dos veces al año, dijo Samir Elmir, director de la División de Salud Medioambiental e Ingeniería de ese departamento. »Nuestras playas, en general, son muy limpias y tienen una calidad muy buena de agua», dijo Elmir. «La mayoría de nuestras playas no son impactadas por contaminación de aguas negras… No tenemos desagües del alcantarillado».

No obstante, Bonilla dice que el agua y la arena húmeda de la orilla requieren ser examinadas con atención.

Bonilla, que tiene una maestría en Biología Marina de Nova Southeastern University en Davie y una licenciatura de la Universidad de Minnesota, pasó dos años recogiendo agua del mar y muestras de arena de las playas de Fort Lauderdale y Hollywood, y de Hobie Beach en la Bahía de Biscayne, junto al viaducto de Rickenbacker, en Miami. Bonilla seleccionó las playas por su variedad –dos abiertas hacia el océano y las otras, hacia una bahía.

Los estudios mostraron que la posibilidad de contaminación fecal aumenta mientras la concentración de »organismos indicadores» aumenta en el agua. Los investigadores usan »organismos indicadores» para calcular la potencial contaminación fecal. En el estudio de Bonilla, los niveles de organismos indicadores y de bacteria fecal fueron consistentemente más concentrados en la arena de la playa comparado con el agua de mar en las tres playas. Sin la marea, la bacteria tiene más posibilidades de quedarse metida en la arena, dijo Bonilla. Los niveles más altos de bacteria se vieron en Hobie Beach, especialmente en la arena de la playa superior –algo que Bonilla atribuyó a la poca actividad del oleaje que podría limpiar y llevarse las bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.