La caja negra en los carros, orienta tras un accidente

images (7)Como en los aviones aunque con una tecnología menos desarrollada, las cajas negras en los autos de hoy graban y registran datos durante un accidente, convirtiéndose así en valiosa herramienta que engrosa la compilación de los datos fundamentales.

Por Fernando Santos Morales

Cuando la policía y los forenses empezaban a investigar el choque de un vehículo, tenían en cuenta la medición de la huella de frenado para saber más o menos a qu velocidad venía el carro. A medida que aparecieron en forma los sistemas ABS se complicó el asunto porque así se rompa el pedal frenando, las ruedas jamás se bloquean, y dejan huellas de frenado intermitentes que hacían imposible saber la distancia empleada antes de chocar. Con unas fórmulas específicas y con más tiempo empleado, se puede saber el dato.

Los vehículos modernos (no todos), llevan en un lugar estratégico una especie de caja negra (especie, del tipo aeronáutico, pero no tan elaborada) cuya misión es recopilar información desde el momento en que se inicia un accidente, hasta que finaliza. Ésta operación puede durar 30 segundos o menos. Al ver y analizar cierto accidente, se presume por ejemplo que el conductor frenó desde tal punto, giró todo el timón, e iba a grandes velocidades.

La caja negra se llama edr o event data recorder. Viene de serie y opera sólo en accidentes importantes (el despliegue de 1 solo airbag, la fuerte desaceleración o el corte del suministro de combustible por parte de la bomba para evitar incendios, ponen a trabajar a la caja),  donde registra la verdad de todo: que tanto estaba girado el volante, la presión sobre el pedal del acelerador y/o freno, velocidad del auto, las fuerzas de aceleración – desaceleración y las transversales. Además sabe también quienes del total de ocupantes llevaban puesto los cinturones de seguridad, incluso para los pasajeros traseros, donde están los testigos que nos lo indican al iniciar el viaje, como en los autos más recientes.

La grabadora no registra datos en condiciones de manejo normales, y tampoco registra datos o información personal, en autos que saben el nombre del dueño, su residencia, lugares frecuentados guardados en el gps, etc. Claro, para leer estos se necesitan equipos especiales de las marcas o los que tienen otras instancias como las autoridades policiales que pueden usar accediendo al carro, o directamente a la misma grabadora para combinarlas con la información recogida de las personas involucradas en el accidente, como parte de la investigación.

Ciertos países no permiten el acceso a los datos, salvo con la previa autorización del propietario, o por una orden judicial de las autoridades competentes que permitan el acceso a terceros, como en el caso de las aseguradoras, por obvias razones interesadas en saber perfectamente todos los detalles del vehículo accidentado que en casos puntuales son determinantes para el cubrimiento del automotor y pagos de gastos hospitalarios o seguros en el caso de muerte.

Pero la tecnología no es únicamente para los más avanzados. En el mercado ‘informal’,  se pueden comprar éstas cajas para autos que no las traen de serie. Algunas pueden ser fáciles de instalar, en autos cuya electrónica sea más bien sencilla donde no haya sensores de luz o lluvia, control de estabilidad, o una cantidad significativa de módulos – computadoras; en síntesis, donde se manejen por mucho 2 airbags. Para ponerla en autos más recientes especialmente los más equipados, se debe dejar la instalación en manos que conozcan el vehículo al 100% para no generar problemas de funcionamiento.

Como suele pasar en estos tiempos de masificación de la ingeniería y tecnología de vanguardia, las cajas negras serán aún más inteligentes grabando  relevantes y adicionales cifras; ya supe de unas que usarán la cámara estereoscópica ubicada arriba en el panorámico  -la que hoy lee las señales de tránsito y más-,   las cuales con el video tomado, despejarán importantes dudas a los investigadores.